Comunicación asertiva

¿Qué es la comunicación asertiva?

Es la capacidad de saber comunicar nuestros pensamientos, emociones y sentimientos de forma sincera, adecuada y respetuosa tanto para uno mismo como para los demás. En la comunicación asertiva se deben evitar las descalificaciones, reproches y enfrentamientos.

La comunicación asertiva está muy ligado a la inteligencia emocional, que no es más que tener la capacidad de reconocer las emociones, sentimientos y pensamientos míos y de los demás.

Debemos saber que las demás formas de comunicación son, pasivo, agresivo y pasivo-agresivo, la comunicación asertiva es el diálogo respetuoso, razonado y sobre todo empático.

Nos ayuda a establecer límites en nuestras relaciones, y sobre todo nos enseña a decir NO.

La función de la comunicación asertiva es que el/la otro/a se siente libre y seguro de expresar sus ideas y no ser menospreciado. Existe una escucha activa, es decir, pone interés en lo que dicen los demás y dar la retroalimentación correcta.

Al ser seres gregarios, es decir, nos juntamos en manadas, feos con feos; inteligentes con inteligentes; bohemios con bohemios, etcétera, es que la comunicación siempre ha sido muy importante, por eso la comunicación asertiva es hacernos entender.

No sé si han escuchado esto “me diste entender qué…” cosa más absurda para aquellos que sabemos expresar lo que queremos decir, pero a la gente no le gusta muchas veces lo que decimos, entonces lo interpretan a su manera y lo peor, quieren que tú les digas que están en lo correcto en aquello que posiblemente jamás dijiste.

La comunicación se convirtió en la vía de socialización, no sólo en lo personal, sino en lo profesional. Saber decir y saber entender abren muchas puertas.

Watzlawick afirma en su teoría de la comunicación que es imposible no comunicar, pues aún cuando no decimos nada, estamos comunicando algo. Tanto las palabras como los gestos pueden generar conflictos o resolverlos según cómo se utilicen.

La comunicación asertiva es algo que muchos y muchas presumen, pero el simple hecho de decir “me diste a entender qué…” habla de su pobreza comunicativa, no es lo mismo decir “entiendo qué”, “a ver déjame ver si te entendí”, a decir, “me diste a entender qué…” pues estás culpando al otro de lo que tú entiendes.

Con la comunicación asertiva puedo defender mis posturas sin querer colonizar al otro/a, es decir, puedo expresar libremente lo que pienso y no imponerlo, cosa que hoy día muchos intentan. Recuerdo que un día alguien me dijo, Marco, ¿por qué no puedes responder mis preguntas sin mandarme a leer? Le dije, por amor, te amo tanto que no me gustaría que pensaras como yo, sino que pensaras como tú, después de leer algunas cosas podrás tener tu propio criterio y no el mío, entonces podremos conversar de lo que ahora piensas y hacer una construcción nueva entre ambos pensamientos.

Lograr ser una persona que se comunica asertivamente requiere de habilidades personales e interpersonales, para poder expresarnos de manera adecuada. Es importante saber qué decimos, cómo lo decimos, por qué lo decimos, dónde lo decimos y cuándo lo decimos.

No es lo mismo llamarle la atención a un empleado en frente de sus compañeros que a solas, siempre es mejor exaltar sus ventajas y terminar con sus debilidades, esto hará que el empleado se sienta mejor y aprenda mejor.

¿Qué podemos hacer para tener mejor comunicación asertiva?

No des rodeos, es decir, sé concreto/a: Si no eres directo en lo que quieres, piensas, sientes, y te da por irte por las ramas, divagar, la información se va a perder, y los interlocutores pensarán que no tienes claro lo que quieres decir; si no eres concreto/a las demás personas no entenderán qué quieres, cómo, cuándo, dónde y por qué, y posiblemente nunca llegarás a un buen lugar.

Evita los juicios: Exponer los hechos, es una cosa, pero señalar puede causar conflictos, evita hacer juicios o calificaciones personales.

Sé sincero: Cuanto más honesto seas, más podrás comprender y te comprenderán los demás, por ende, la comunicación se vuelve mejor. Sin embargo, a veces, ser sincero puede lastimar al otro/a, sobre todo en charlas complicadas, no obstante, piensa, ¿cómo me gustaría que me lo dijeran a mí? La empatía es genial.

Comprende tus sentimientos, pensamientos y emociones; así mismo la de los demás: Una de las cosas que muchos y muchas no hacen es comprender sus sentimientos (lo que dice el corazón), sus pensamientos (lo que dice la cabeza), sus emociones (lo que dice su estómago), al o hacer eso es complicado, sino casi imposible entender lo de los demás. Ponerse en el lugar del otro o ser empático/a hará que podemos entender, comprender y no justificar a los demás. Dar por hecho los sentimientos, emociones y pensamientos de los demás te traerá problemas.

No tienes la verdad absoluta: Si crees que tienes la verdad absoluta estás comenzando mal, escuchar a los demás como iguales a ti hará que entiendas que el otro o la otra puede pensar diferente y eso está genial, porque está pensando, el constructivismo nos dice que para construir nuevas visiones debemos escuchar otras visiones y eso nos enriquecerá en la visión que tenemos, ver al otro como más nos hará intimidarnos, pero verlo como menos nos hará agresivos.

Sé firme: No permites que colonicen tus formas de sentir, pensar o emocionarte, algunas personas se mantienen de manera rígida en su forma de pensar, y está bien, pero no por ello debes cambiar lo que piensas, si tu argumento tiene bases, estudio, reflexión, no debes cambiarlo solo porque a otro/a no le guste.

No defiendes lo que piensas cuando el otro/a es necio: Discutir con un necio/a hará que te desgastes, y lo peor, si quieres “ganar”, es más probable que pierdas, pues el otro u otra será tan rígido que hará que cambies de parecer, porque te llevará a su lugar y desde ahí te hará pedazos.

Lenguaje corporal: Una de las cosas más complejas para aquellos y aquellas que no han sido entrenados/as es poder controlar el lenguaje corporal, los perfiladores tenemos la tendencia de analizar a alguien en minutos, y saber qué miente, cómo miente, cuándo miente y hasta por qué miente, si no controlas tu lenguaje corporal y el otro u otra conoce de esto, entonces sabrá qué está pasando en tu interior.

Cuando se acaban los argumentos, comienzan las patadas: Este dicho lo que dicho (valga la redundancia) muchas veces. Las personas que no tienen argumentos comienzan a hacer cosas que parece ser que las harán mejores, como: Alzar la voz; enojarse; atacar; y usar ad hominen, es decir, cosas personales que no tienen que ver con lo que se está discutiendo, como tu corte de pelo, tus malas relaciones, tus errores de ortografía, etcétera, cosas que no tienen que ver con lo que discute. Por eso es mejor argumentar, siempre desde la episteme (conocimiento científico) y no desde la doxa (mero conocimiento porque lo digo yo).

Comienza a incluir la asertividad en tu vida: Primero contigo, no hay nada como aplaudirte, amarte, desearte, verte genial a ti. Comienza con pequeñas cosas, como aplaudirte lo bello/a; bueno/a o sabroso/a; inteligente que eres, eso te dará autoestima, y podrás ver aquellas cosas que los demás no ven en ellos o ellas.

Aprende a decir NO: Debes saber que no debes quedar bien con nadie más que contigo, al final del día sólo te tienes a ti; aprender a decir no te hará firma en tus decisiones, y hará que los y las demás te respeten por tu firmeza.

Jamás pidas perdón por expresar tus necesidades: No debes sentirte culpable por pedir aquello que mereces, a veces escucho o leo “es que no me da lo que le pido” y pregunto ¿tiene que hacerlo? Algunas personas dicen sí, y entonces pregunto otra vez ¿das lo que te piden? Y dicen que no, ¿por qué hacerlo? Contesto, no puedes pedir lo que no puedes dar, pedir no está mal, lo que está mal es pedir sin dar.

La verdad es la comunicación asertiva nos será de utilidad en cualquier conversación, ya sea personal, filial, de trabajo, erótica, storgé, en conferencias, etcétera, pues ésta te ayudará a poder conectarnos con los demás y sobre todo con uno mismo.

En la Biodescodificación les preguntaría ¿Cuántos o cuántas de usted no tienen comunicación asertiva con su cuerpo? Les puedo apostar que el 1% la tienen, y es que es muy necesaria en esta vida.

Para poder entender la comunicación asertiva con uno mismo hay varias cosas que debemos hacer:

Sé amable contigo: Como hablas con otros es posiblemente como te hablas a ti. Las personas que se exigen mucho son aquellas que les exigen mucho a los demás, lo mismo pasa con las que son duras o rudas con los demás. Tratarte con amor hará que trates con amor a otros y otras.

Dialoga contigo: Cuando aprender a cuestionarte, tus ideas y prejuicios entonces tendrás una mente más abierta y podrás darte mejores consejos.

Aprende a perdonarte: Una de las cosas más complejas que tenemos es aprender a perdonarnos a nosotros/as mismos/as, pero debes entender que eres humano, la cagas, deja de torturarte por eso. A veces la gente me dice “tengo culpa” y les contesto, la culpa es para saber el error y arreglarlo, no para cargarse como si fueras el pípila, o el que carga una lápida en la espalda.

Escribir, te abrirá puertas: La escritura como terapia o escritiruterapia es una técnica genial, pues te ayuda a entenderte, analizarte, sincerarte y ser auténtico, escribir lo que piensas, sientes o te emociona te dará libertad en lo que crees.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y TikTok es una camisa blanca bien linda y en Twitter es una foto mía con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en donde pongo las fuentes de dónde saqué la información de mis temas, o en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de colaboradores.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *