Diferencia entre narcisismo y egolatría

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Desde la ciudad de Monterrey me pidieron que hablara de este tema, y, aunque sé que hay muchos temas todavía por tratar, ha sido mi agenda saturada, lo cual agradezco, la que no me ha dejado realizar otras actividades como los podcasts. Pero entremos en materia, el tema de hoy se llama diferencia entre narcisismo y egolatría.

La gente de hoy día confunde mucha terminología por la falta de estudio y la flojera de investigar, es el caso de muchas cosas como ironía y sarcasmo, amor y enamoramiento, y en este caso narcisismo con egolatría.

Para empezar, vamos a hablar sobre la historia de Narciso. Se cuenta que, en el Imperio Griego, había un joven muy alegre y exageradamente atractivo, pero no tenía amor más que para él mismo, sin embargo, le gustaba ser el centro de atención para los demás.

Eco, una ninfa del monte Helicón intentó seducir al joven Narciso con su bella e inocente voz. Pues se decía que ella articulaba las más bellas palabras jamás escuchadas, sin embargo, tenía una maldición que Hera le puso, y era que ella sólo podía articular la última palabra de la persona con la estaba conversando, sin embargo, ella muy inteligente he hizo que a través de la naturaleza le declarara su amor a Narciso.

Sin embargo, éste se burlo de la declaración y pensó ¿cómo era posible que él se pudiera enamorarse de una chica muda? Y se decía si yo que soy muy guapo, si yo que puedo tener a quien quiera, si yo que soy un excelente partido, si yo que no tengo rival de hermosura sobre la faz de la tierra, si yo que merezco lo mejor, jamás miraría a una muda como mi amor.

Tras la burla de Narciso, Eco se fue a las cuevas a pasar el resto de su vida, sola, triste y rota por el desamor de Narciso. Pero, antes de su muerte oró a Némesis, dios de la venganza y la justicia, para que maldijera a Narciso, y éste maldijo a Narciso a enamorarse sólo de su propio reflejo.

Y un día que Narciso fue al río Estigia para refrescarse un poco, se acercó, se vio reflejado en el agua y pensó: “pero que guapo soy, me acercaré más para deleitarme de mi belleza”, era tanto se afán de verse que finalmente calló al agua y murió ahogado.

El DSM que es el manual de diagnósticos psicológicos y psiquiátricos, cataloga a un narcisista de esta manera:

1. Tiene un grandioso sentido de autoimportancia, por ejemplo: Exagera sus logros y capacidades, espera que lo reconozcan como superior, y si no lo hacen tiende a la agresión verbal, psicológica y hasta física.

2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitada, poder, brillantez, belleza o amor imaginario.

3. Cree que es especial y único y que sólo puede ser comprendido por gente o instituciones especiales y de alta gama.

4. Exige una admiración excesiva.

5. Es muy pretencioso y cree que todos le deben rendir pleitesía.

6. Es explotador, saca de los demás lo que le interesa y luego los desecha.

7. Carece de empatía, no le interesan los sentimientos de los demás. Pero exige que a los demás sí les interesen los sentimientos de él o ella.

8. Envidia a los demás y cree que los demás lo envidian a él.

9. Sus actitudes son arrogantes y soberbias.

También el narcisista necesita ser elogiado, admirado en exceso y reacciona mal ante la crítica. Como ya se mencionó, él o ella exigen ser el centro de atención de todos y todas, en caso de no serlo pueden llegar a la violencia. El narcisista tiende al egocentrismo, es decir, quiere ser el centro de atención a como de lugar.

¿Y qué onda con el ególatra?

Ese es diferente viene del griego Ego (yo) y latria (adorador, sirviente) y quiere decir “el que se adora a sí mismo”, pero qué pasa con la confusión de hoy día con la palabra, ¿acaso es malo creerse ser el centro de uno mismo? ¡Claro que no! Lo malo (si queremos llamarlo así) es querer que otros y otras me vean como su centro de atención, ahí es donde se caería en el narcisismo.

El ególatra tiene una autoestima sana (aunque muchos de mí área dirían lo opuesto), sabe cuáles son sus limitaciones, pero se aplaude a él mismo, se festeja, se vive, se ve hermoso, bueno, gentil, pero para él mismo, no para ser admirado por los demás, ¡claro que no! A él o ella no le interesa lo que digan o piensen de él los demás, sino lo que él piensa de él o ella mismo/a. el ególatra no es egocéntrico, no le interesa ser el centro de atención de los demás, sino de él o ella mismo/a.

Claro que a mucha gente no le caen bien los ególatras, por su seguridad, pero porque muchos de ellos tienen una seguridad en ellos mismo nula. Un ególatra no ve de reojo a los demás, al contrario, buscará que saques lo mejor de ti, para ti y no espera un gracias, el ególatra es humilde, y ya he hablado de eso de la humildad, pero lo repetiré, ser humilde es dar lo que tienes, y no lo que te sobra, y el ególatra en realidad da de sus conocimientos, comparte lo que sabe sin pensar que los demás le deben.

Siempre que me dicen que no, que ser ególatra es malo, les saco a Jesucristo, él era una persona humilde, daba lo que tenía y no lo que le sobraba, sin embargo, decía, o dicen que dijo: “Yo soy la luz del mundo, soy la sal de la tierra, nadie viene al padre si no es por mí, etcétera”, desde la concepción de hoy día eso es exageradamente ególatra, pero no es egocéntrico, a Jesús no le interesaba ser el centro de atención, le importaba ayudar a los demás a ser mejores personas cada día.

Si analizamos con detenimiento lo que es un narcisista y un ególatra, claro que podremos entender las diferencias, podemos analizarlas y entonces buscar ser ególatras, porque eso es bueno para la salud mental y física. ¿Por qué digo eso? Porque el primer amor que debes tener antes de cualquier persona es a ti mismo, si tú te amas, entonces podrás dar amor a los demás, si te ves hermoso, podrás ver hermosos a los demás, podrás darle a los demás lo que sabes, y no lo que te sobra de los que sabes.

Mientras que, si eres narcisista, sólo darás para obtener algo a cambio, tu salud física y mental no serán del todo sanas, querrás que los demás te rindan pleitesía y si no lo hacen, buscarás lastimarlos de cualquier forma, te inventarás historias de lo que jamás has hecho y ni te atreverías a hacer. Querrás ser el centro de atención y si no lo logras buscarás venganza, dolor al otro/a. olvídate de ser empático, ah, pero eso sí, exige la empatía de los demás.

Ser ególatra no es malo (desde mi pequeña visión de la vida), pero ser narcisista es malísimo y ve a terapia, porque no amas a nadie sino a ti solamente, mientras que el o la ególatra ama a todos, aún a los pendejos, porque entiende, que, en algunos de sus rubros de vida, él o ella también es un pendejo/a.

Otra cosa importante, el narcisista jamás aceptará que lo es, al contrario, y es posible que hasta se haga la víctima, y jamás victimario, porque al ser “perfecto” no se equivoca nunca; el ególatra claro que aceptará que lo es, y hasta lo presume, y se hace responsable de aquellas cosas que comete por error, ignorancia o estupidez.

Salvador Dalí dijo: “Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen de mí, aunque confieso que me gusta que hablen mal porque eso significa que las cosas van muy bien”. “De los mediocres no habla nadie, y cuando lo hacen sólo dicen maravillas”.

Eso es verdad, a cualquiera mediocre le aplauden eso, por lo que piensa y dice, pero no vive, por tomar atajos, por su incongruencia que no conoce la gente, pero que creen que conocen, al ególatra no les pasa ese tipo de cosas, sino que son señalados porque buscan lo mejor de ellos o ellas y eso les molesta a los demás, porque nadie puede ser mejor o tener mejores ideas.

En sí, el narcisista buscará por todas las maneras, aún la violencia, que los demás les hagan caravana, el ególatra jamás pedirá eso, no le interesa que los demás los adoren, sino ser adorados por ellos mismo/as, amarse por todas sus capacidades, y respetarse por aquellas que no tienen, y aceptar que no son perfectos, pero buscan ser mejores cada día

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *