No rebuznan, porque les queda alto el tono

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Esto lo copié de una persona de la ciudad de Reynosa (más bien creo que es de la ciudad), me lo traje de la red social Facebook porque se me hizo genial, es un refrán que dice: “No rebuznan porque les queda alto el tono”. Comenzamos.

El refrán original dice: Cuando la ignorancia es mucha y la pericia es parca, por más que se rebuzne, nunca alcanzará la tonada”. Es decir, cuando se abre la boca, y se es ignorante, lo que se diga es irrelevante.

Este podcast surge porque en un post en Facebook alguien dijo: “No es en afán de atacar, pero la leche materna no tiene nutrientes después del año. Así que al contrario se está desnutriando (así lo escribió quien lo dijo) la niña, y muchas felicidades por ese esfuerzo de ser mamá y estudiante a la vez”.

Claro que los comentarios eran de burla, por varias cosas: 1) La falta de conocimiento de la persona (que es una mujer); 2) Su pericia por asegurar algo que definitivamente no sabía; 3) porque al “desnutriarlo”, le quitarían su nutria.

Cabe aclarar que yo soy ignorante en eso, y por eso quiero agradecer a Patricia Garcés por el apoyo en sus conocimientos y mandarme a leer sobre el tema de la lactancia.

Para comenzar, la leche materna incluye todos los nutrientes que un recién nacido requiere, Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), dice que la lactancia a niños mayores o “prolongada” es habitual y cotidiano en otras culturas, pero en occidente no es bien visto por varias razones: 1) Barreras o rechazo en la sociedad; 2) Profesionales de la salud; 3) Incluso dentro de la familia; todo esto basadas en mitos o creencias personales.[1]

Según la AEP, se recomienda que la lactancia materna sea el único aporte alimenticio hasta los seis meses de edad, y después complementaria con otros alimentos, al menos hasta los dos años, pudiendo mantenerla todo el tiempo que madre e hijo deseen. Y se recomienda que a partir de los seis meses de edad se ofrezca al lactante una dieta variada y rica en hierro.[2]

La perspectiva histórica-antropológica dice que, a lo largo de los siglos, prácticamente en todos los lugares del mundo, la lactancia materna ha sido la norma hasta los tres años, fue hasta el siglo XX que, en los países industrializados cuando a raíz de la aparición y extensión del uso de los sucedáneos de leche materna que hubo los cambios sociales, y se generaliza el destete prematuro de los bebés. Pero según estudios el destete espontáneo en Homo sapiens ocurría entre los 2.4 y los siete años.[3]

Hay que saber que la leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses, resultando ser mejor que la leche de fórmula o de vaca. Se ha visto que un bebé mayor a un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna, y obtiene una cantidad muy importantes de vitaminas y minerales. Otro beneficio para los lactantes es que disfrutan de los beneficios inmunológicos de la leche materna, con mayor incidencia de infecciones para su edad, ayuda mucho a la leucemia infantil y otros cánceres, enfermedades metabólicas y autoinmunes, como diabetes tipo 1, además de un desarrollo intelectual a mayor tiempo de lactancia, que le pueden ayudar incluso en su ingreso económico en su vida adulta.[4]

La duración de la lactancia materna implica en un mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño; a mayor duración, menos incidencia al maltrato infantil, mejor relación con padres en la adolescencia, mayor percepción de cuidado y mejor salud mental de adulto. En cuanto a la mamá, mayor tiempo de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovarios, hipertensión e infarto de miocardio.[5]

No hay ningún riesgo en niños que toman leche materna por encima de los dos o tres años, no existe ninguna evidencia mala, tampoco en la caries infantil. Lo que se recomienda es que tanto madre como hijo sean los que pongan las reglas del destete, es decir, son ellos los que ponen sus propias reglas.

La lactancia materna es una fuente de salud presente y futura. A mayor duración mayor es su beneficio potencial, se recomienda hasta los dos años, pero después son madre e hijo quienes ponen sus reglas.[6]

Como se puede leer, no hay ningún riesgo, al contrario, hay un sinfín de beneficios por la lactancia materna, sólo es nuestra ignorancia y falta de lectura las que nos hace decir estupideces, y es que como digo “la ignorancia es atrevida”.

Y es que, hoy día, la gente es bien opinionada, y sacan a relucir su ignorancia, pero es “su opinión, y tienen el derecho a darla”; y no los mandes a leer porque se enojan, te acusan de pedante, mamón, poco intolerante, etcétera, y es que sí, en realidad no se debe tolerar la ignorancia en redes sociales, porque es un lugar basto en comunicación. Recuerdo un meme donde se decía cosas de Freud y el sexo, y le dije al seudopsicólogo que eso era mentira, que Freud no pensaba así, que bastaba leer sus libros para entenderlo y su respuesta fue “es un meme”, ¡claro! Pero tu presumes ser psicólogo y la gente que estudia a tus pies se la cree, no podemos tolerar este tipo de información porque son datos mentirosos, y me dijo “amargado” y me bloqueó… Claro que no comí ni dormí durante los siguientes días (?).[7]

Lo mismo pasó con personas que estaban a favor del aborto, pero nunca leyeron lo que dice la iniciativa, sólo creen que ellos o ellas están bien y listo, pero si somos sinceros, los hombres no deberían opinar sobre el cuerpo de la mujer, y las mujeres deberían leer de qué se trata lo que piden, hablar por hablar sólo los hace más ignorante, y a uno que sí lee, lo llaman pedante.

Hoy día la gente “No rebuznan porque les queda alto el tono”. Es decir, dice su opinión porque cree que merece decirla, aunque sea tonta y sin fundamentos, y como pensamos que debemos ser prudentes y no vemos que en realidad somos hipócritas, porque decir la verdad hace que el otro o la otra se incomode, y preferimos lo “políticamente correcto” a la verdad cruda.

Me pasa mucho con el asunto de la teología, mucha gente cree que, porque leyó la biblia en español, con una traducción ya sabe y puede debatir con un teólogo que no sólo sabe los idiomas del texto, sino sus usos y costumbres en las tierras antiguas, pero la gente cree que ellos (los que leyeron la Escritura traducida) tienen la razón porque le sopla al oído la Espíritu Santo, cosa más absurda y tonta.

Saben cuál es el problema, es verdad, todo mundo puede decir su opinión, pero también debe entender que por dar su opinión puede ser tirada, burlada, y hasta hiriente. Porque se hacen guerras de opinión, que como dice Julieta Elizabeth Udave García, en su texto “La opinión en las redes sociales: ¡Libertad de expresión o propagación del odio! “Traspasa lo tecnológico, enemistades y discusiones latentes entre ciertos grupos se pueden convertir en conflictos reales”.[8]

Y es que opinar sin saber, nos hace no sólo ignorantes, sino necios de cosas que no existen, y que jamás existirán, pero que vivirán a diario y le dan funcionamiento real en la vida.

Cuando llegaron las redes sociales se desbocaron los opinionados, y ahora cualquier persona que se pueda conectar a internet, puede opinar; el problema es que muchas de ellas están desinformadas, y ese es mi pleito, porque una mala información se puede malinterpretar y que los que lo leen la pueden creer, porque la gente no tiene pensamiento crítico, el cual debería fomentarse, y para un adulto es un requisito tener un pensamiento crítico, simplemente por ser adulto.

Y es que, dejen les cuento, la desinformación se propaga mucho más rápido que la información, y lo pueden ver con las fake news que tienen un 70% más de probabilidad de ser compartidas y de convertirse en fenómenos virales que lo que es información real, esto nos dice el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en un estudio publicado en el 2018.[9]

Nuestra sociedad necesita que utilicemos las redes sociales de una manera más productiva e inteligente. Valdría la pena que se hicieran campañas para concientizar el impacto que tiene expresar una opinión al grado de ofender a los demás o hasta generar odio.[10]

La doctora Kate Klonick de la Universidad de Yale no duda en denominar a las plataformas en línea como los nuevos gobernantes del discurso en línea. Como explica extensamente en un artículo publicado en el Harvard Law Review,[iii] (revista de Leyes de Harvard) Facebook, Twitter y YouTube cuentan, desde ya, con una serie de reglas, procedimientos, tecnologías y personas destinadas a moderar, de manera previa o posterior y en la más absoluta opacidad y discrecionalidad, las publicaciones de sus usuarios.[11]

Se trata, ni más ni menos, de una situación en la cual un grupo de particulares —las empresas de redes sociales— están tomando claramente decisiones sobre qué pueden decir y compartir sus usuarios, es decir, están regulando, en los hechos, la libertad de expresión de las personas.[12]

Aprender a ser buenos “comentadores” de las necedades básicas es parte del juego de aquellos que tienen el poder para manipular, sin embargo, decir que lo pienso sin pensar lo que digo es algo habitual, en las redes sociales, lo mejor es que si no sé del tema mejor o lo investigo o no comento, porque si uno hace un comentario en redes sociales que es errado y hay alguien que lo ponga en su lugar no dudes que lo hará.

“No rebuznan porque les queda alto el tono”. Es decir. cosas sin saber y sin sentido, recuerda siempre “la ignorancia es atrevida”, quieres ser un ignorante más, o quiere salir y aprender. Tú sabes qué harás.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.


[1] https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/lactancia-materna/documentos/lactancia-materna-en-ninos-mayores-o?fbclid=IwAR14gNpGXqbrAMyo4dC2mwvzuXQJ41ETPviAocgxoyRd_qsBLxWioApgJjU

[2] Idem.

[3] Idem.

[4] Idem. También puede leerse https://kellymom.com/translatation/spanish/ebf-benefits-spanish/?fbclid=IwAR14gNpGXqbrAMyo4dC2mwvzuXQJ41ETPviAocgxoyRd_qsBLxWioApgJjU

[5] Idem. También puede leerse y más completo los beneficios para la madre en https://kellymom.com/translatation/spanish/ebf-benefits-spanish/?fbclid=IwAR14gNpGXqbrAMyo4dC2mwvzuXQJ41ETPviAocgxoyRd_qsBLxWioApgJjU

[6] https://kellymom.com/translatation/spanish/ebf-benefits-spanish/?fbclid=IwAR14gNpGXqbrAMyo4dC2mwvzuXQJ41ETPviAocgxoyRd_qsBLxWioApgJjU

[7] En la escritura el símbolo (?) es ironía.

[8] https://vanguardia.com.mx/articulo/la-opinion-en-las-redes-sociales-libertad-de-expresion-o-propagacion-del-odio

[9] https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200703/482021984534/noticias-falsas-bromas-deepfakes-redes-sociales-desinformacion.html

[10] https://vanguardia.com.mx/articulo/la-opinion-en-las-redes-sociales-libertad-de-expresion-o-propagacion-del-odio

[11] https://www.sitios.scjn.gob.mx/cec/blog-cec/redes-sociales-y-libertad-de-expresion#Reference3

[12] Idem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *