Un ser humano sin pasiones

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Como ya había mencionado haré una serie de podcast con refranes y aforismos mexicanos y de otros lugares. El siguiente aforismo es de Séneca y dice: “Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”. Comencemos.

Qué bello aforismo, y qué real, volvamos a decirlo. “Un hombre sin pasiones, está tan cerca de la estupidez, que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”.

¿Qué es una pasión? Es una palabra griega que quiere decir “enfermedad, pago, sufrimiento”, la “pasión” es contraria a la “acción”, porque ésta “la pasión” indica un estado pasivo. Después se fue al latín passio. Y es interesante porque tiene muchísimas formas de uso. Si la vemos desde lo literal, entonces es “la acción de padecer”, así como se oye, es una cosa que nos afecta el ánimo, que nos perturba, que muchas veces nos pone ansiosos.

De ahí que cuando hablamos del viacrucis de Jesucristo, se le dice “la pasión de Cristo”, es decir, el camino doloroso que él vivió antes de morir.

Sin embargo, pasión también quiere decir afición vehemente hacia algo, como puede ser la lectura, el deporte, hoy día lo que está de moda es el ejercicio.

Otro significado sería “la inclinación fortísima hacia alguien, al grado que decimos “te amo con pasión”. En éste caso se asocia con el amor y la atracción sexual, en donde la racionalidad no existe, sólo lo emocional, la pasión se deja llevar por el estómago y no por el cerebro, mucho menos con el corazón como se tiene pensado.

En algunas culturas “pasión” es fanatismo u obsesión; algunos ejemplos de eso puede ser el futbol (soccer o americano), la religión, la ciencia, etcétera. La persona apasionada desde esta visión es alguien que se obsesiona con algo o alguien al grado de cometer alguna estupidez para que ese algo o alguien esté protegido, cubierto, o bien, cuidado.

La RAE (Real Academia Española) muestra nueve puntos y añade uno en pasión de ánimo:

1. Acción de padecer.

2. Por antonomasia[1], pasión de Jesucristo.

3. Lo contrario a la acción.

4. Estado pasivo en el sujeto.

5. Perturbación o afecto desordenado del ánimo.

6. Inclinación o preferencia muy vivas de alguien a otra persona.

7. Apetito de algo o afición vehemente a ello.

8. Sermón sobre los tormentos y muerte de Jesucristo, que se predica el jueves y Viernes Santos.

9. Parte de cada uno de los cuatro Evangelios, que describe la pasión de Cristo.

Pasión de ánimo

1. Tristeza, depresión, abatimiento, desconsuelo.

La RAE ve “pasión” como padecer

Sin embargo, en otras culturas no es tomada como negativa, y yo creo que en no sólo en otras culturas, sino en la forma de pensar de otras personas. Es más bien tomado como una sensación del corazón, es decir, está bien pensada, bien estructurada, para que genere placer y crecimiento, pues, ésta (la pasión) se deja fluir, para creer y crear, ya sea un sueño o una meta.

Una pasión, no tiene por qué ser negativa, porque puede crear un sueño, una meta, un placer que tengamos desde las entrañas.

¿Qué pasa entonces con un ser humano sin pasiones desde la objetividad positiva? ¡Pues mucho! Un hombre o ser humano (que es a lo que se refiere Seneca) es aquel que no tiene sueños, metas, nada que dar, sólo quejas y dolor, para él o ella, y los demás; es un ser frustrado que busca vengarse de los demás, porque no alcanza lo que él o ella quiere.

Victor Frankl creador de la logoterapia habla en su libro “El hombre en busca de sentido”, que cuando estaba en el campo de concentración de Auschwitz notaba que aquellas personas que tenían sueños o metas cuando salieran del campo de concentración vivían mejor y hasta en realidad vivieron hasta ser liberados; mientras que aquellos que perdían la esperanza morían fácilmente, porque no tenían un sentido de vida, no tenían nada que dar, sólo estaban esperando morir.

Y es que, para conseguir nuestros sueños, no se necesita nada más pensarlos, ser soñador/a es una tarea ardua y disciplinada, tener pasión por algo nos debe hacer sudar para conseguirlo.

Hoy día con tanto ruido nos es difícil soñar, porque tenemos que pagar facturas, porque tenemos que tener tiempo para los demás y a veces no para nosotros, porque soñar es un lujo para pocos. Porque hoy día confundimos soñar o tener una pasión con ser reconocidos, tener fama, fortuna, dinero, y no con realizar lo que a mí me place hacer. Es más, con el consumismo muchos pierden la visión y creen que teniendo algo, ya son alguien, y los sueños, ¡bien gracias!

Los sueños o la pasión deben dar libertad, felicidad, tranquilidad, si no hacen eso, entonces no es un sueño o pasión, es ruido y nada más.

Es más, no debe confundirse la idea de ser disciplinados en el sueño, o apasionados en los sueños, con el ser autoexigente; los que se auto-exigen no disfrutan el camino, lo sufren, sobre todo porque muchas veces no fluyen, muy al contrario, son rígidos con lo que sueñan o les apasiona, al grado que no se perdonan errores, y por eso su autoestima es baja o nula.

En el libro del principito podrás leer: “Lo que soñamos, esconde mucho de nosotros mismos”. ¿Quieres conocer a alguien? Pregúntale en qué sueña; cuáles son sus pasiones; cómo se ve en diez años; preguntas más profundas y menos pensadas, es decir, la persona no se tensa cuando le haces esa pregunta, y si lo llegara a hacer, es porque no sueña nada.

Y es que los sueños o las pasiones son para caminar. ¿Por qué digo esto? Porque a veces no los cumplimos, pero como nos divertimos en el proceso de crearlos o creerlos. A veces cuando tenemos sueños nos verán como “Bichos raros”, pero en realidad no lo somos.

Soñar es cambiar nuestras formas de pensar y a veces oponerse en los estereotipos que nos ponen. En el podcast 78 (que puedes escuchar en ¿qué es ser feliz? De Itunes, Anchor y Spotify, y 8 plataformas más) “yo puto” habla precisamente de ser yo, con mis defectos y virtudes, pero con la pasión que yo soy el que decide qué tipo de masculinidad quiero crear en mí, y no la que la sociedad me dice que debo tener. Soñar es estar loco, arriesgarse y crecer; soñar es tener valor, cumplir los sueños hay que ser disciplinados y organizados. https://open.spotify.com/episode/1J7kTDXU3HsZ7JdO0QMdse?si=vhSrn_HhSJyuucfRBX6xCw

Soñar o tener una pasión no es mala o buena, más bien es el sentido que le das al sueño, porque no es lo mismo tener la pasión o el sueño de ser multimillonario y delinquir para serlo, que trabajar arduamente y ser astuto en qué invierto que me de dinero, arriesgarme a hacerlo y no cometer ningún delito.

Una de las tareas que les dejo a mis consultantes/clientes/pacientes es: ¿Cómo te ves a un año, tres años y cinco años? Debes ser realista, porque si hoy ganas diez mil pesos y para el siguiente año quieres ganar cien mil, la realidad será frustrante, ponte metas posibles y realistas. Cuando hagas esto, piensa, ¿qué tengo que hacer para llegar ahí donde sueño? Y comienza a trabajar en ello.

Tener un sueño o una pasión debe aligerarte el equipaje, es decir, debes sentirte más ligero, porque a veces nos cargamos de cosas que no queremos, y otras de las que queremos, pero no queremos (valga la redundancia) soltar, porque me traen glorias pasadas, alegrías pasadas, recuerdo de bienestar.

Lo que sí debes tener en cuenta es que cuando sueñas decides pagar un precio, cuando yo soñé Canah “Un Lugar de esperanza” me prometí darle por diez años sin descanso, y te afirmo que fueron diez años de trabajo arduo, sin descanso, a veces con la idea de claudicar y buscar “un empleo seguro”, con todo lo que he aprendido muchos pelearían porque yo dirigiera sus facultades o sus institutos, y no lo digo de manera pedante, sino de manera real. Canah me ha traído muchas satisfacciones y sí. también muchos dolores de cabeza, pero al cumplir los diez años, algo pasó, se quintuplicaron mis pacientes/clientes/consultantes, crecí infinidad en paz, armonía, conocimiento y felicidad, y hoy día, con gusto digo que es el mejor semillero de la ciudad en cuanto psicólogos clínicos.

De ahí que le digo a toda la gente que ha pasado por mis cátedras, sueñen; crean en ustedes; y cree en tus sueños; busca cómo cumplirlos; una persona que no sueña o no tiene pasiones, metas, sueños, objetivos, debe tener un serio problema de vida, porque no cree en él o ella y no crea para él o ella.

Hace años tuve una alumna en una universidad que su sueño era tener una carrera, ella quería ser psicóloga, sin embargo, no quería ejercer, ella quería pasársela en la maquila de obrera. Ella terminó la carrera, pero trabaja de obrera en la maquila. Un alumno me comentó ¿por qué no le dice algo, ella puede ganar bien como psicóloga, siempre fue buena en el estudio? Yo sólo contesté, ella hace su sueño y lo disfruta ¿quién diablos soy yo para decirle que está mal? Soñar es caminar en tus sueños y si los logras, disfrutarlos.

La verdad, es que una persona que ha perdido la capacidad de soñar, ha dejado de vivir. Un dato interesante es que, en la Biodescodificación, el corazón deja de latir, cuando dejas de soñar. Es decir, no tiene motivos para seguir adelante, pues su vida está vacía y sin sentido.

No se debe confundir la frase de Maquiavelo: “El fin, justifica los medios”; porque esta puede ser, lograr un sueño cueste lo que cueste y pise a quien pise. Un sueño o una pasión debe ser realista y nos debe llevar a la paz, tranquilidad y felicidad.

Cuando Seneca nos dice: “Que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”, habla de la estupidez. De ahí que he dicho que no faltan los merolicos que quieran marearte con sueños o pasiones que ellos o ellas no hacen, pero sí presumen; de gente que no es disciplinada en lo que deben hacer, pero igualmente, lo presumen; gente que no ha realizado nada, pero, aparte de presumir, te lo exigen.

Que no seas como ellos o ellas, te hará menos estúpido, menos habladores de cosas que jamás has logrado, y, sobre todo, te hará ser realista.

Sueña, y ten pasión, pero sobre todo acciónate para que ese sueño o pasión se hagan parte de tu vida.

La idea de este aforismo es darnos cuenta que la ausencia de pasión en aquello que vivimos o hacemos, que al no hacerlo nos dañamos, lo mejor es vivirlo y actuar tal y como quisiéramos hacerlo.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.


[1] La antonomasia es hacer referencia a alguien, a través de una de sus cualidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *