Desmintiendo a la iglesia y sus engaños 2

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Y el día de hoy hablaremos de la segunda parte de “desmintiendo a la iglesia y sus engaños 2”, pero esta vez hablaremos de otras ideas que meten en la iglesia que son mentiras, o no están estudiadas del todo y no de las sexuales. Comencemos.

Si no hacemos la voluntad de Dios iremos al infierno. Y el infierno es eterno: Vayamos por partes dijera Jack “el destripador”. Ya había preguntado antes ¿qué es la voluntad de Dios? Porque lo único que recuerdo que dice la escritura es “amar al prójimo como a ti mismo”, no hay más voluntad de Dios, y el prójimo no es quien piensa como yo, o quien cree lo que yo creo, es más, no es alguien de mi familia, sino el que está a un lado en todo momento, así que si hay un homosexual debes amarlo, y el amor es la aceptación del otro tal y como es. ¡Pum! Bomba atómica; o también recuerdo aquello de “toma todo lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme”, que es “despójate de aquello que tanto dices amar, pero que en realidad te separa del otro; ayuda a los demás; y arriésgate a amar al prójimo”.

Y dejen les platico que el infierno no existe, es una cosa que se inventó. En el Antiguo Testamento (AT), “sheol” (hebreo) y este podría ser simplemente el hoyo en donde se tira el cuerpo para ser enterrado, es decir “el sepulcro”; y “hades” (griego) describen el lugar de los muertos, sin embargo, no se describe que ahí sufren los muertos, sólo es un lugar, pero no es donde sufren, ahí van los espíritus y toda la idea del hades griega es eso una visión de cómo es el hades, que es una idea de Pablo, pues éste, había sido educado sobre ese pensamiento.

Infierno se ha traducido por error como “sheol”, Sheol quiere decir “lugar o estado de los muertos”.

Ahora, la traducción de “arderas en el infierno” tanto del evangelio de Mateo 5.22; 18:9 y Marcos 9:47-48, en realidad dice “Arderás en el fuego del Gehena”, esto que quiere decir: El Gehena era un basurero, era donde los judíos lanzaban sus desperdicios para que después fueran incinerados, se consideraba un sitio de purificación, era una parte de Jerusalén en donde se tiraban los desperdicios, como un basurero actual. “infernus” quiere decir “el lugar que está debajo”, y se refería a un lugar preciso donde los judíos tiraban sus desperdicios.

Y es que la idea de infierno “lugar de tortura” nació en los primeros siglos y es una creencia completamente griega, pues tiene que ver con el hades, en donde se torturaba a las personas, y que tiene varias áreas, donde el tártaro es lo peor, se consideraba que medía 65 mil kilómetros de profundidad, y las almas vagan sin rumbo, rodeadas de un río de fuego.

Ahora, y agradezco por recordarme a mi amado amigo Abel Ulloa el siguiente dato, en el libro X de la Republica de Platón viene un mito interesante, el Mito de Er. En donde se toca el asunto del “alma”, dice (parafraseo):

“El soldado llamado Er (el armenio) murió en la guerra, en combate. Pasaron diez días, sin embargo, a pesar de todas las suposiciones el cuerpo de Er estaba en buen estado, a pesar de los diez días que ya habían pasado. Lo llevaron a su casa. Y en la pila funeraria ¡oh sorpresa! Vuelve a la vida, y entonces contó lo que vio. Dijo que su alma salió del cuerpo, y con otras almas, llegó a un lugar donde había dos aberturas en la tierra y dos aberturas en el cielo; en medio de las dobles aberturas, se encontraban sentado unos jueces, que daban sentencia, ordenaban a los justos para que éstos se digieran a una de las aberturas del cielo, y a los injustos hacia una de las aberturas de la tierra. Entonces llegó el turno a Er, y le dijeron, escucha y observa, para que luego puedas contarlo a los hombres. Por la abertura de la tierra subían almas con suciedad, y por la del cielo, bajaban almas sin manchas, entonces las almas se juntaban en una pradera y se contaban las experiencias vividas, es más, algunas se conocían: Er contaba que las almas eran castigadas diez veces por cada una de las injusticias realizadas y recompensadas por las acciones justas. Era el octavo día de juntarse en la pradera, y finalizando el castigo o la recompensa, se retiran; después de cinco días más, llegaron a un lugar donde estaba una columna de luz pura, que atravesaba la tierra y el cielo, en sus extremos está el Uso del cosmos, que dirige el movimiento de los astros, es el Uso por el cual giran todas las esferas del universo. En total hay ocho órbitas, en cada una hay una sirena, que gira y emite su voz, las ocho voces de las sirenas crean un acorde perfecto; alrededor del Uso y a distancias iguales se encuentran tres mujeres, con los nombres de Láquesis; Cloto y Átropo, conocidas como “las Moiras”; Láquesis canta las cosas pasadas; Cloto las presentes y Átropo las futuras, cada una de ellas impulsa alguna de los círculos del Uso. Las almas se presentan ante Láquesis, ella informaba que cada alma debía elegir su siguiente vida en un cuerpo mortal y que la responsabilidad recaía en el que elegía, Salvo Er, pues a él no se le permite elegir la siguiente vida. Cuando se habla de la virtud no tendría dueño, sino que cada uno tendría su valor, según la honre o la desprecie; cada modelo era superior a los que estaban presentes, se encontraban la existencia animal y la existencia humana; en la humana había: riqueza y pobreza; salud y enfermedad; fuerza y debilidad y sus términos medios; entonces Er vio el alma de Orfeo (cantante y músico de la tradición griega), y elegir la condición de Cisne, el alma de Atalanta (heroína griega, reconocida por su caza) entre muchas cosas más. Después se pasaron a Láquesis, en el orden que tenían, Ella dio un daimon (ángel protector) a cada alma, para que los ayude en su nueva vida; este daimon acercaba a las personas a la existencia que ellos habían elegido, después las llevaba al “Telar de Atropo”, esto era porque hacían irrevocable lo hilado por Cloto, entonces el alma y su daimon, pasaban por el trono de la necesidad, después de eso, todas las almas juntas se dirigían a la llanura del olvido, donde hacía un calor sofocante, en la noche acamparon junto al rio amaleto, donde beben agua y al beberla, se olvidan las cosas, las que beben más de lo que deben beber, olvidan todo; las almas se duermen y a media noche se lanzan al lugar donde debían renacer, Sin embargo a Er no lo dejan beber del agua del río, y de pronto, al abrir sus ojos se encuentra en la pila funeraria.

El mito nos invita a que seamos buenos ciudadanos, pues las recompensas o los castigos que tendremos después de la muerte, serán resultado del comportamiento en la tierra, es decir, si eres justo, tendrás recompensa; pero si eres injusto, tu pago será el castigo… ¡les suena? Es la idea de Pablo, y claro, pues, aunque no les guste a muchos, Pablo tenía toda la ideología griega y romana impregnada en sí, y pues como buen ciudadano, enseñó lo que sabía.

El teólogo Shelby Spong nos dice que él cree en la vida después de la muerte; para él Jesucristo fue un profeta, y nos enseña cómo todos deberíamos actuar, de la forma más humana posible, llevando, amor, paz y solidaridad, Jesús no vino a rescatar a los pecadores, sino a enseñarse a ser poderoso y motivarte a ser profundamente humano, [1]

No está bien delante de los ojos de Dios que las mujeres se corten el pelo y los hombres se lo dejen crecer: ¡Puf! ¿Qué nivel de ignorancia es este? Antiguamente los que hacían un voto nazareo, nos menciona el AT, que aquella persona (hombre o mujer) se debe abstenerse de vino y sidra; además no beber vinagre; no comerá uvas, ni frescas, ni secas; no se cortará el pelo; no se acercará a personas muertas, o sea no irá a funerales. Esto quiere decir que las personas de pelo largo (hombres o mujeres) se dan a Dios, o trabajan en su nombre.

Esto tira la idea de que el hombre no se puede cortar el pelo. Ahora la idea del pelo de la mujer es porque en la iglesia de Corinto las mujeres se sujetaban a sus maridos teniendo el pelo largo, sólo las prostitutas se lo cortaban; esto se debe a la idea del velo, que las mujeres de Corinto se lo quitaban y eso era deshonra para sus maridos, y Pablo recurre a la idea biológica, para que se sigan las reglas culturales, donde, las mujeres se dejan crecer el pelo y los hombres no, pues Dios creó a las mujeres con un velo natural (el cabello) y a los hombres con una cabeza descubierta (la calvicie), luego entonces, la mujer no se puede cortar el pelo; sin embargo lo hace para que ellas no entren en el grupo de prostitutas. Como lo dijéramos actualmente, eso es un mal necesario.

El maquillaje no está bien ante los ojos de Dios, debes aceptarte como eres: La idea de maquillarse de las mujeres para verse mejor, es una idea contemporánea, nada tiene que ver con la biblia.

Pintarse los ojos es antiguo, se copia de los hebreos, fenicios y mesopotámicos; ustedes pueden leer en la biblia en Jeremías 4:30 y en Ezequiel 23:40 sobre el tema, ya que si leemos el griego del Nuevo Testamento (NT) atavío, viene del griego cosmético, y Pablo dice que lo exterior no es mejor que lo interior.

Entonces maquillarse da un sentido de superioridad a la otra, y entonces, eso no está bien, y debe dejarse a un lado, pues nos puede llevar al orgullo y la soberbia.

Ahora, entiende, porque es claro, si te maquillas para humillar a la otra, entonces mejor no lo hagas, esto tiene que ver con estatus económico, es decir, sólo las mujeres ricas de la congregación se maquillan las pobres no lo hacen; sin embargo, si lo haces porque te siente mejor, y porque inspiras a las demás, entonces hazlo, porque esto es genial para las demás mujeres.

Ponerte aretes está mal porque es hacerse lesiones en el cuerpo: ¡Ja! Antiguamente los aretes eran parte del poder de los hombres, y no de las mujeres. Los hombres se lo ponían para indicar la posición social que éstos tenían, y no sólo se usaban en orejas, sino en todo el cuerpo.

Tatuarse está mal: El Tatuarse es más una forma social de hacer lo que me gusta; usan el texto de Levítico 19:28, que dice: “No se hagan heridas en el cuerpo por causa de los muertos, ni tatuajes en la piel. Yo soy el Señor”.  Sin embargo, el texto habla de prácticas para honrar a otros dioses, y no de simplemente ponerse un Tattoo por gusto. Algunos usan la idea que el cuerpo se debe presentar como sacrificio vivo, santo, aceptado por Dios, un sacrificio con su facultad de raciocinio (Rom. 12:1), luego entonces, hay una contradicción, pues si el cuerpo se presenta por “raciocinio propio”, entonces, nosotros podemos decidir qué hacer con él, pero según lo que dicen muchos pastores, el “libre albedrío” o “la libre decisión” no existe, entonces su dios es un manipulador que decide qué hacer, qué pensar y cómo actuar, sobre nosotros mismos.

Si sirves o colaboras de la comunidad no debe fumar ni tomar alcohol: El asunto de fumar o tomar se toma de la idea de “el cuerpo es templo del Espíritu Santo” de 1 de Corintios 6:19, sin embargo, si lo tomamos tan a la ligera como muchos pastores, tomar coca cola o cualquier refresco, es malo; azúcar, malo; harina, malo, y muchas cosas son mala. Fumar y tomar son cosas que sacan de su contexto histórico; cuando se hizo el plan de Cincinnatti, en 1917, en donde los misioneros extranjeros separan el país en ocho partes, y mientras lo hacen fuman y toman en Cincinnatti, pues esa era su costumbre. Ahora, si no te queda claro, basta ver el evangelio de Mateo 11:19 que dice:

Si una persona bebe sin estar “Bien con Dios” (es decir con la comunidad) también se puede ir al infierno, No está salvo: “vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: “Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino”, esto quiere, aunque duela que a Jesús le gustaba beber mucho, luego entonces, a Jesús le encanta tomar vino, y por eso es criticado por los buenos del momento.

Vivir en santidad es cumplir con todas esas reglas: Lo chistoso de esta “idea” es que el santo va en contra de lo común, de lo establecido de aquello que oprime; lo santo es aquello que va contra corriente del “contrato social”; los santos son aquellos que van en contra de lo políticamente correcto; que transforman la vida, los que te inducen vivir aquí y ahora de manera sana; éstos dan vida, esperanza, felicidad, amor; son aquellos que se aceptan a sí mismos, son los sanos y no los normales (que se rigen de normas); los santos son los que no se acobardan de lo que dicen las normas (civiles y eclesiástica); los santos son sanos, los normales son crístofers.

Si una persona no se bautiza (es bautismo en adultos) no está salvo por lo tanto irá al infierno: Ya hablamos del infierno, y su idea real, como imaginaria; el bautismo es una idea eclesial, sin forma, la idea es meter al “club de Toby” a los que queramos, Aunque no sirve para nada.

Aunque a muchos les dicen que el bautismo no es para salvarse (que es verdad), pero servía para reconocer ante los demás que aceptaste a Cristo, como confesión de fe y práctica, algo como “no me avergüenzo de lo que soy ahora”, que, al no hacerlo, te preguntaras ¿qué dirá Jesús de mí? O sea, qué puede decir Jesús, nada, diría yo no hice un lugar de trúhanes y mentirosos, que quieren espantar a la gente por medio de amenazas irreales.

Con la oración, un esposo/a maltratador/a puede cambiar: ¡Ja! Es muy improbable que suceda esto (pero lee bien o escucha bien no quiere decir que sí, sea probable), pues el daño que hizo no cambia. Muchas de las veces cambian su estilo, ya no agrede físicamente, pero sí psicológicamente, socialmente, económicamente o espiritualmente, pero sigue dañando si no va a terapia psicológica. Una persona, que hace daño, debe resarcir, el daño hecho, ya sea físico-psicológico-económico o espiritual; debe cambiar optando por el diálogo, la aceptación, el cuidado del otro, etcétera, porque no se trata de que él o ella “cambien” y vayan a la iglesia, sino que, en su vida privada, realmente cambien.

El hombre es el proveedor de la casa, por eso hay que darle su lugar de liderazgo en el hogar: Esto es más social que real. Debido a los roles sociales, hemos puesto al hombre como proveedor y a la mujer como aquella que administra el hogar, ¡puf! En este siglo eso es sólo un sueño, hay mujeres que ganan el doble o el triple que su marido, y si seguimos esta regla, entonces la mujer debe tener el liderazgo de la familia; sin embargo, en la familia, la cabeza del hogar es la pareja, no importa quién provee y quién no, ambos deben tener una responsabilidad compartida (al menos desde la buena salud mental de pareja).

Se habla mucho de fornicación y adulterio, pero muy poco o nulo de violación o maltrato en la pareja: Tanto de la fornicación, como del adulterio hablé en mi podcast 71 en Spotify, Anchor, Itunes, y nueve plataformas más, ¡búsquenlo! Pero de la violación o maltrato de pareja no hablé del todo. Uno debe aprender que NO, es no, es decir, si no quiero hacer algo es porque no quiero, puede ser por rencor, frustración, miedo, o qué se yo, pero es NO, si me obligan a hacer algo que no quiero es violencia; lo mismo es en el acto sexual, si el marido o la esposa obliga al otro es una violación, y, por ende, un maltrato, la iglesia pocas veces habla de maltrato en las relaciones pero muchas de ellas sufren este tipo de maltratos, sobre todo de hombres a mujeres, en donde hasta los pastores violan a sus esposas, claro todo escondido detrás de cámaras, y en chismes de pasillo, pero ellos son “servidores de Dios”, que para mí es mi diablo.

No puedes usar pantalón dentro de la iglesia: El pantalón es algo viejo, las primeras referencias arqueológicas fehacientes proceden de los celtas, hace 2600 años, después de fueron con los pueblos germánicos, los romanos lo vieron como atuendo de bárbaros hasta el año 400 de la era actual.

La investigadora francesa Christine Bard escribe en “Una historia política del pantalón”, un libro de 380 hojas; en éste nos dice que el pantalón significaba poder de ahí el dicho “quién lleva los pantalones”; sin embargo, en sus comienzos el pantalón era la prenda del vencido, del bárbaro, del pobre, del campesino, del marino, del artesano, del niño y del bufón. Su origen es reciente y viene del apodo que recibían los venecianos, adeptos a calzones largos y angostos llamados pantalone en honor al santo que veneraban, Pantaleón.[2]

Ella con cierta ironía nos va mostrando cómo surge el pantalón y como se convierte en una guerra de poder, en donde el feminismo al ponérselo, le dice al hombre “somos iguales”, cosa que no les agradó del todo a los hombres, hasta el día de hoy.

Ahora, si tanto quieren seguir las reglas, deberían ellos vestir con togas y no con pantalones que vienen de los bárbaros paganos.

El diezmo es voluntad de Dios. Cuando das el diezmo, tus finanzas se multiplican, no darlo es robar a Dios:Dentro del Nuevo Testamento (NT), que se supone es de donde se rigen los cristianos, por aquello del nuevo pacto, no hay un solo versículo que mencione esta regla del diezmo, eso es del antiguo pacto o Antiguo Testamento (AT).

Ahora si el argumento es que eso sí, entra (sobre diezmo), deberían poner entonces toda la ley entonces a seguir, y no sólo aquellos versos que les gustan.

En el NT la regla es otra “cada uno dé, como propone su corazón, no con tristeza o por necesidad, Dios ama al que alegremente da”… ya vieron como si cambia, en el nuevo pacto uno da lo que quiere por amor a dar y no por necesidad, amenaza o penitencia.

Dios es amor, pero también es fuego consumidor: Esta idea la usan para los que fuman, toman, bailan se drogan o son del grupo LGTBIQ, o los que piensan diferente a los líderes de X o Y iglesia, pero no es verdad, Dios es amor eso dice la primera carta de Juan, y luego lo mezclan con la idea de la pseudocarta a los hebreos en su capítulo 12 y le digo pseudocarta porque no comienza como una, pero si termina como una; nos va diciendo que debemos poner los ojos en Jesús, y termina con “Dios es fuego consumidor”, que desde la óptica de algunos biblistas nos remonta a Deuteronomio 4:24 en donde le dice al pueblo “Porque Dios es fuego consumidor, Dios celoso”, y antes de esto el capítulo habla de la idolatría.

Ahora, si tomamos el simbolismo del fuego, éste sirve para purificarnos, luego entonces, si dios es Fuego consumidor, es un purificador de todo, y no estaría nada mal que nos purifique de la maldad de ponerle trabas a los demás, de juzgarlos con mi juicio injusto, de señalar sus “pecados” porque no pecan como uno, etcétera.

No, es mentira, Dios es amor, y si es fuego consumidor, lo que consumirá es tu miedo a ser tú mismo.

No se deben decir groserías porque son palabras ociosas: Pufff, Jesús les dijo Sepulcros blanqueados, hipócritas, “zorra a Herodes” y algunas más al pueblo, todas y cada una de las palabras eran groserías, al momento del calor de la injusticia, pero no eran palabras ociosas.

¿Qué es una palabra ociosa? Aquella que sale sin sentido, sólo por salir, como cuando le dices a la persona que amas “te odio”, pero en realidad estás molesto porque no lo odias, sólo quieres hacerlo sentir mal, que se hiera, eso es todo lo que quieres que él o ella sienta dolor, aún y que digas que lo amas.

Las groserías no son palabras occiosas, son palabras altisonantes que se dicen por muchas cosas, por expresión, enojo, travesura, coloquial, etcétera, conozco sinfín de pastores hipócritas que se hablan de “güeyes y pendejos” en sus reuniones de “club de Tobi”, pero en la iglesia se persignan cuando alguien las dice, entonces ellos sí usan las groserías como palabras ociosas.

No debes casarte con alguien de otra denominación u otro credo porque es yugo desigual: Esto se hace más por la época que por otra cosa, la gente de la iglesia de Corinto, tenía la tendencia de unirse entre judíos y gentiles (porque así estaba su comunidad eclesial, judíos y gentiles), lo cual hacía personas que hacía de su vida unas prácticas idolatras. Un “yugo” era usado en el arado, en donde se usaba, dos animales con una fuerza similar, esto servía para que trabajaran al unísono, si no lo hacían el campo quedaba desigual.

Ahora, si somos literales la Escritura jamás habla del noviazgo, luego entonces, no habla del yugo desigual.

Si somos muy rígidos la carta dice “apistos” que se puede traducir como “a” que quiere decir “ausente de o carente de“, y “pistos” que quiere decir “conflicto con el Creador, creyente o creador”, entonces habla de “no unirse con una persona que no tiene fe, o que no creen en Dios”.

Entonces habla de no estar con personas que no creen en el mismo Dios, pero todas las denominaciones creen en el mismo Dios, pero de manera diferente, entonces, no habría yugo desigual como tal, pues sólo se cree que algunos puntos de diferencia, y la carta refiere a personas creyentes y no creyentes, y no a personas que tienen algunas diferencias entre cómo ven a Dios.

Ahora, si lo tomamos desde el griego dice la palabra “heterozugeo”, que quiere decir, “hetero” o “diferente” y “zugeo” significa “yugo”, que en pocas palabras significa “diferente yugo”, y entonces habla de dos visiones completamente diferentes o dos posturas sobre una cosa que no se dan por igual.

La idea de Pablo (el escritor de la carta) es que la gente de la iglesia de Corinto, no se mezclen con aquellos que no creen o piensan como ellos, porque esto les traerá tragedia, luego entonces “unirse en yugo en desigual” habla más en no estar casarse con gente que piensa la espiritual diferente a uno, y eso es porque eso puede causar conflicto de matrimonio

Si una persona está en pecado o canta o hace cualquier servicio a la congregación, la contamina: ¿¡Es en serio!? ¿Quién dice que estamos en pecado, los que mandan y ponen las reglas, los líderes, los mayores, quién? Es una reverenda estupidez creer que los otros están en pecado porque no hacen lo que yo quiero que hagan

A Dios no le agrada que vayamos de fiesta: ¿Esto es neta? Los judíos eran re fiesteros, es más Jesús mismo era criticado por bebedor de mucho vino y glotón (pecados señalados por la gente de su época); las fiestas se celebraban por días, como la boda de Caná; una fiesta pobre duraba cinco días, una de ricos muchísimo más, había vino, mucho vino, para divertir a los invitados. Usos y costumbres, eso es lo que deberían leer los analfabetos, que andan diciendo este tipo de tonterías, a Dios le encanta el jolgorio, la fiesta, la diversión, porque la gente es feliz y a Dios le encanta que la gente sea feliz.

Recuerdo a un pastorcillo valiente llamado Alfredo, una lacra en toda la extensión de la palabra, un día me dijo ¿por qué dejas que tus jóvenes vayan a las discotecas? Y le dije: porque son jóvenes, se quieren y tienen que divertir, recuerdo su respuesta porque es de las respuestas más estúpidas que he escuchado en mi vida, él dijo; “No irías a una carbonera vestido de blanco, lo mismo es cuando dejas ir a un joven a la discoteca, dejas que se manche de pecado”; como reí después de ese comentario, y le dije, mira Alfredo, sé que eres pendejo, se nota en tu cara, pero no pensé que sobrepasabas eso, es lógico que no iría a una carbonera de blanco, porque me mancharía, pero no tiene nada de lógico que los jóvenes de mi iglesia vayan a la disco a divertirse, ellos deben aprender a hacerse responsables de sus decisiones y no culpar a tu diablo a que caigan en cosas que los pueden, dañar; entiendo que tú seas hipócrita y lacra, pero los jóvenes de mi iglesia son lindos y se divierten, Punto. Jamás recuerdo haber recibido otro comentario más de él sobre temas como estos.

También he escuchado que en algunas iglesias si los dejan ir a fiestas pero con sus respectivas prohibiciones de no fumar, tomar o bailar, porque eso está en contra de Dios, y aprovechan para “dar testimonio de ser cristianos”, incluso para evangelizar a otros, la idea es “ve a las fiestas, pero no te diviertas”; ¡Ja” Jesús no se juntaría con ellos, a él le gustaba el vino y la comida, es más, le encantaban las fiestas.

La iglesia Católica Romana es la gran ramera: Eso lo dice la iglesia protestante, evangélica y las nuevas visiones de fe; sin embargo, la gente que no sabe, dice “católica”, sin saber que esto quiere decir “universal”, luego entonces, todo católico cristiano, es de todas las denominaciones, no sólo de la romana; ahora la gran ramera no es una iglesia, sino la religión en sí, toda aquella religión que se prostituye para conseguir algo que no debe, no merece, pero al mismo tiempo quiere poseer, es una ramera.

Ser pro-aborto o pro-LGTBIQ no es de cristianos: Esa idea es tonta, tanto el aborto es bíblico (lean el libro de Levíticos); como los grupos LGTBIQ son recientes, la Escritura no habla de eso, por más que le busquen. Como dato, aplaude ambos movimientos.

A los niños hay que enseñarles la biblia desde pequeños: ¡NO! Así gritado, los niños son personas lindas, llenas de amor, sin prejuicios, sin morbo, ¿por qué enseñarles nuestros prejuicios y morbo? ¡No! Deja que ellos descubran, que ellos analicen, piensen y deduzcan, eso los hará geniales, y no personas con prejuicios innecesarios; evita que la iglesia haga eso.

Ahora si su fundamento es “Dejar a los niños venir a mi y no se los impidáis, porque de ellos es el reino de los cielos” o “instruye al niño en su camino y cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Ambos textos tienen un contexto, en el primero lo que hace Jesús es poner a los excluidos (en este caso los niños) como alguien preferencial en el Reino de Dios; y en el segundo es enseñar valores individuales y sociales buenos y bondadosos, y no enseñar religión.

Las mujeres no pueden ser pastoras, eso es sólo para el hombre: ¡ay por favor! Yo hice mi tesis de Licenciatura en Teología, y quiero decirles que se llama “Ordenación de las mujeres al ministerio pastoral en la Iglesia Nacional Presbiteriana de México”, en ella demuestro el por qué las mujeres tienen el mismo derecho de ser ordenadas al ministerio pastoral, pensar que sólo porque somos hombres ya tenemos el llamado y las mujeres no, es absurdos, porque ante Dios/a todos somos iguales.

Algunos usan el argumento de “Pablo dice en una de sus cartas, la mujer debe estar sujeta a su marido”. Esto es otra vez porque su falta de lectura y comprensión lectora los lleva hasta allá; cuando Pablo dice eso hay un contexto, porque también dice en otro texto “Y las mujeres profeticen”, o que tal cuando saluda a la apóstola Junias, etcétera, CONTEXTOS, eso es lo que muchos no leen y menos entienden.

Sólo hay un Dios verdadero: Y es el que cada una de las 8500 denominaciones dice que es, ya hablé del monopolio de Dios de parte de los cristoferianos.

Algunas personas se enferman porque traen pecados ocultos: ¡Puf! Esta idea es tonta por muchas cosas, primero el 98% de las enfermedades se proveen de los pensamientos ociosos, ideas absurdas, miedos, represión, etcétera, nada de esto es espiritual. Pecado es “Errar el blanco”, y entonces pecado es no hacer lo que quiero hacer porque lo veo malo, sino hacer lo que los demás me dicen.

Las madres deben orar por sus hijos para que estos se conviertan a Dios o si se han alejado de la iglesia regresen: Pensamiento machista, por qué sólo las madres, y por qué para que se conviertan o regresen a la iglesia, ¡na! Deberían orar para que sean mejores personas, no prejuiciosos, no violentos, no malas personas,

Estudiar te apartara de Dios. Usando el texto “Lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios”; entre más estudias más sabio eres, pero a los necios son los que dios escoge: ¡Ja! Una muy mala interpretación de lo dicho por Pablo a la iglesia Corinto. Para comenzar un poquillo de historia. El cristianismo desde sus orígenes siempre fue visto como una religión de ignorantes y despreciables, “lo vil” como lo dice Pablo quiere decir “lo plebeyo, esclavos, libertos y personas libres, aunque su estatus social es de pobres”, y aunque en la iglesia había gente pudiente, su gran mayoría era gente pobre o débil de la sociedad, aquellos que no tenían influencia o poder, y lo que hace pablo es decirles que ellos como los pudientes tienen la misma obligación, regañando (entre líneas) a lo pudientes para que trataran a los otros como si fueran ellos.

Si se fijan, no habla del estudio, habla de la posición económica, entonces la idea es que nos pongamos del lado del oprimido, y le demos rostro y voz. Pues, “locura del mensaje de la cruz”, Dios elige a los débiles, pues ellos encuentran cobijo con el Dios del universo, y esa es la idea de Pablo en la carta, aceptar a aquellos que para la sociedad “no son nada”… de eso habla el texto pastorcillos valientes.

Una mujer sin un hombre a lado no tiene valor. Por eso debes escoger salvar siempre tu matrimonio y tu relación, la mujer es la administradora del hogar, la que debe sacrificarse por mantener la familia unida: Esta visión es machista, y arcaica, la mujer no tenía ningún valor, si no tenía a un hombre a su lado que la cuidara, padre, esposo, hermano, pero esta idea es de hace siglos atrás. Y en cuanto a los roles sociales donde la mujer es administradora del hogar, y que se sacrifique por mantener a la familia unida es un peso social estúpido, es trabajo de la pareja que la familia sea una familia feliz.

Si tú te sales de la iglesia ya no tendrás la protección de Dios: Esta es una visión muy romana, porque ellos creen “fuera de la iglesia no hay salvación”, ¡pero por favor! Dios nos da su gracia y Dios no es de, te la quito si no haces mi berrinche, si no haces lo que ordeno o X o Y cosa, Dios da su gracia y su gracia es radical.

El diablo es el enemigo que tiene a sus demonios detrás de la iglesia para hacerlos caer: Ya hablé de eso, es una mentira ruin para que tengas miedo

La mujer se debe vestir como mujer y no con pantalones como el hombre. Eso no le agrada a dios. Usando el texto la mujer no vista con peinados ostentosos: ¡Ja! Ya hablé de los pantalones, pero los peinados ostentosos tienen que ver con que las mujeres en la iglesia, usaban a sus criadas de casa, para que en la iglesia les hicieran trenzas o peinados ostentosos, y esa es la crítica, pues en la iglesia todos son iguales, no hay criado ni amo.

No debes contradecir al pastor: ¡Puf! Olvidaron el asunto de oponerse ante la injusticia. Esa idea es para que la feligresía respete a fuerza la imposición en un tipo, que muchas veces es opresor, mentiroso e ignorante. Si les dicen eso, ¡Huyan de ahí! Son gente muy mala.

Si el pastor te dice que cargues una milla más deben hacerlo: En mi libro “Entre amigos. Subiendo juntos al monte” que es una traducción del griego al español del “sermón del monte digo sobre la milla:

Cuando llegamos a la idea de la milla pareciera que otra vez Jesús exagera. Uno podría decir “mira Jesús entiendo que no debo esclavizarme de mis derechos sin pensar en los demás, pero el hecho de hacerme esclavo de otro como que es muy humillante, ¿no crees?”.

El verbo que usa la escritura para referir lo que ha dicho Jesús es angareusei que quiere decir: “Forzar, realizar un servicio de manera obligatoria y sin discusión”. Este verbo se usaba por lo general en el ámbito militar y era empleado por éstos (los militares), para obligar a alguien a cargar su material que muchas veces era muy pesado.

El historiador Flavio Josefo describe el equipo que llevaba el ejército de la siguiente manera: “la infantería usa lanzas cortas, escudos, una sierra, una cesta, una piqueta, una hacha, una correa, y un garfio, con provisiones para tres días, de suerte que hay poca diferencia entre ellos y un jumento cargado”. Algunos creen que el peso de un legionario era de entre 30 y 40 kilos sin incluir armas.

Pero los legionarios no eran personas que cargaban su equipo por ellos mismos, muchos de ellos eran unos “gandallas” y se aprovechaban de su posición para hacer que los civiles que se atravesaran en su camino hicieran su trabajo, así ellos disminuían lo que tenían que hacer por obligación, que era cargar con todo su equipo de campamento y su armadura.

Entonces Jesús les dice:

A cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo niegues.

Hablar de esto es muy complejo, pues no hay datos específicos sobre la idea de “cargar una milla”, algunos dicen que esta ley se puso antes de la guerra de los macabeos contra los romanos, otros comentan que la regla se hacía en el periodo de Jesús hasta Constantino, pero datos precisos no hay sobre esto.

Lo que sí sabemos es que era una ley que los “ciudadanos de otros pueblos” ayudaran a los soldados romanos, pero esa ayuda no era por el gusto de ayudar, era porque así decía la ley, pues ésta, los forzaba, sin embargo, como todas las leyes, ésta también tenía sus límites, y, precisamente, tenía su límite en “una milla”, el soldado que hacía que alguien cargara dos millas, cometía “tortura”, y tenía que pagar un precio, que era desde unas monedas, hasta su propia vida.

Entonces, era lógico que un soldado desfalleciera si alguien al que obligó cargar una milla con sus cosas le dijera, ¡te cargo otra!, no era porque era buena gente, porque era muy servicial, sino porque sabía la recompensa que el soldado llevaría si éste accedía a la oferta de “otra millita”, por eso Jesús les dices cárgale otra milla. Otra vez Jesús les dice a sus oidores, “resistan, pacíficamente, pero resistan”, Jesús pareciera que es muy irónico en la forma en que les habla para decirles que su vida debe ser de “resistir el mal”, pero en realidad es muy cierta, muchos de los allí presentes era posible que fueran unos gandallas y no quisieran más que para ellos, como se dijera en estas épocas “sólo jalaban agua para su molino”, y los demás no les importaban, por eso Jesús insiste en no ver mis derechos, si no respeto los derechos de los demás.[3]

El pastor es un emisario de Dios, no le puedes decir que no: Otra vez la imposición de un líder, esto parece más una tiranía, que un amor al otro que posiblemente sea mi autoridad, el pastor no es un emisario de Dios, es posiblemente un siervo de él, y, por ende, en la cosmovisión del Jesús, él sirve, no se sirve, entonces en la pirámide, él está hasta abajo, no es una autoridad para mandar, es una autoridad para servir, pero la gente como esta, no ha entendido el mensaje, pues se sirven de las leyes del hombre, en donde el líder es servido, pero se supone que éstos tienen las leyes de Dios, ellos sirven a los demás, y es por eso que claro que les puedes decir mil veces no, pues ellos son siervos, no amos.

Deje para el final la peor de todas: “La biblia es la palabra de Dios, por lo tanto, es la regla de fe y práctica”: La biblia no es la palabra de Dios, en todo caso sería Jesús la palabra de Dios según el evangelio de Juan en su capítulo uno que dice: “En el principio era la palabra, y la palabra era con Dios, y el verbo era Dios… y en su verso 14 dice “Y la palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”. Luego entonces la Biblia no puede ser la palabra, sino Jesús, claro desde el punto de vista de la Biblia.

Ahora, supongamos que la biblia es la palabra de Dios; la protestante tiene 66 libros y la Romana 73, eso quiere decir que Dios les habla más a los católicos romanos que a los protestantes, y aunque salgan que son apócrifos, que no lo son, son deuterocanónicos si quieren, pero apócrifos no.

Ahora, si fuera la regla de fe y práctica, porque los cristianos hacen guerras, las pagan, matan en nombre de Dios, etc. Viven en el AT y olvidaron que Jesús dice que amen a sus enemigos, qué de bueno trae amar a quien nos ama, amen a quien los odia, eso sí es hacer la voluntad de Dios. Y si le sigo no acabo, los cristianos no practican lo que dice la biblia, sólo lo presumen y ya.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.


[1] Véase https://www.youtube.com/watch?v=IOyaB7qSkVU

[2] https://www.lanacion.com.ar/cultura/el-pantalon-una-historia-del-poder-nid1326066

[3] Meza Flores, Marco Antonio. (2014). Entre amigos, “subiendo juntos al monte. Meditaciones pastorales desde América Latina sobre el Sermón del Monte de Matero 5 al 7. USA: Canah editorial, pp 146-148.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *