Ojos en blanco

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Y el día de hoy celebramos que es el podcast 69, y quise hacer algo rico, mojadito, sabroso y sexoso, así que el podcast de hoy se llamará “Ojos en blanco”, por aquello del sexo oral mutuo, pero, sobre todo, del sexo genital rico, porque no dejaré de hablar de éste, como algo muy importante en la vida, y, sobre todo, algo que debemos hacer, todos los días, o, por lo menos, cada tercer día, disfrútenlo.

Hablar de tener relaciones sexuales genitales, es rico, desde tenerlas con uno mismo, o sea, la masturbación; hasta el compartir el cuerpo con la o el otro o los otros (depende los gustos); sin embargo, es un tabú muy fuerte en lugares como México, o América y occidente, hablas de sexo y la gente se asusta y dice ¿qué es eso? Yo le pongo ¿qué es se(x)o?

El sexo, en América es un tema que casi nunca se toca, puede ser por miedo, ignorancia, inseguridad, etcétera; lo cierto es que hablar de sexo es meterse a zonas prohibidas por el status quo, que norma lo que sí se puede decir y lo que está completamente prohibido.

Porque seamos honestos, cuando se trata de hablar de sexo, se dividen los grupos, hombres y mujeres, ellos pueden hablar abiertamente de eso, y ellas pueden hablar también abiertamente, pero no sucede tan seguido, y escuchen o lean bien (depende lo que están haciendo) no es tan seguido que en un grupo de hombres y mujeres se pongan a hablar tan abiertamente de sexo por el machismo tan arraigado que existe en ambos sexos.

Piensa en alguna de tus conversaciones de grupo, cuando dices o mencionas tu posición favorita, con cuántos has estado, cómo te gusta que te la metan, si te gusta el cunnilingus, o las felaciones, si has hecho tríos, fantasías sexuales, etcétera; si eres hombre nadie te juzga, a veces hasta te aplauden, pero si eres una mujer, ¡uf! No falta la persona que te diga “zorra, güila, golosa, sucia, puerca, etcétera”; cosas que parece ser tienes prohibido contar o atente a las consecuencias, porque a pesar de que se puedan decir “en broma”, la realidad es que muchos sí piensan que tú estás mal por ello.

Hablar de sexo parece que también es una cosa exclusiva de “hombres”, pero eso es muy falso, porque hablar de sexo es para todos y todas.

Ahora, cuando uno tiene relaciones sexuales genitales existen un sinfín de reacciones en nuestro cuerpo, desde el gozar, la excitación, felicidad, placer, dolor, disfrute y otras muchas más sensaciones. Una de las sensaciones que menos se conocen es cuando ella llora, puede ser frustrante ver esto si no sabes qué está pasando, y puedes creer que la estás lastimando (hombre), sin embargo, no siempre es así; de la misma forma sucede cuando ella se ríe, gime, o hace gestos, el hombre no sabe qué pasa.

El sexo en pareja influye de manera trascendental en el buen entendimiento y la estabilidad de las parejas, pues no es sólo la estabilidad física, sino la mental, económica (aunque no lo creas), psicológica, social, y sí, la espiritual.

Dejen les presento algunas de las emociones que causa tener muy buen sexo:

1. Reír o llorar: Ambas emociones se dan porque el placer o el grado de excitación son tan potentes que les dieron ganas de hacer alguna de estas cosas, y es que la liberación de dopamina, epinefrina y oxitocina ayudan a que las emociones salgan a “flor de piel” y hacen una explosión de extremo placer, porque el increíble placer del buen sexo hará que los orgasmos (de las mujeres, más que de los hombres) se den de alguna de estas dos maneras (reír o llorar), porque el sexo que acaban de tener es épico, mágico, espiritual, y sí, sin igual.

Sin embargo, estas cosas dependerán del grado de excitación que presenta la mujer dependiendo algunos puntos: 1) Edad; 2) Facultad para olvidarse de los sentimientos de culpa; 3) Habilidad de enfocarse en el placer propio y 4) Juego previo y desempeño sexual masculino.

Vamos a ver una por una:

Edad: Una de las cosas que no saben muchas mujeres y que se preguntan es ¿qué es un orgasmo? O ¿Por qué tardo tanto en tenerlo? Esto se debe al pico sexual (presencia sexual del orgasmo) femenino (en hombres se da a los 18 años). Alfred Kinsey un biólogo entomólogo (o sea, investigador de insectos) dedicó parte de su vida a la investigación sobre la sexualidad y descubre que el pico sexual de la mujer se da generalmente a los 30 años, es decir; si creías que a los dieciocho años habías tenido tu mejor sexo, debes esperar a que llegues a los treinta, ¡será una locura! Además, David Buss Psicólogo Evolucionista de la Universidad de Austin Texas, conocido por la selección de pareja, asegura que las mujeres son más sexuales entre los treinta y cuarenta años, porque es parte de la evolución, si no me creen googlenlo.

Facultad para olvidarse de los sentimientos de culpa: Se supone que a partir de los veintinueve años ya eres un adulto y no debes pedir permiso, ni ser como los demás quieren que seas, sin embargo, eso “se supone”, porque en ese “se supone”, las mujeres aumentaron su autoestima, y tienen una mayor madurez emocional, son más fuertes e independientes, por ende, los prejuicios no les afectan, y disfrutan más su sexualidad, no sólo al masturbarse, sino al orientar al otro a cómo masturbarlas; y hablo de las mujeres porque el grueso de los hombres no tiene ese problema, por lo general a los hombres se les enseñan a disfrutar el sexo, y no sólo eso, les mal enseñan a que el sexo es para que ellos disfruten, sin importar su par, sin embargo, es necesario para muchos saber que ellas lo disfrutan, eso hace que su “macho” se sienta relajado y dispuesto a seguir siendo un arma sexual.

Habilidad de enfocarse en el placer propio: Se supone que para esta edad (a partir de los 29 años) se enfocan más en el placer, se tocan (o sea, se masturban[1]) y se conocen y dicen lo que les gusta y lo que no (ambos sexos); esto hará que se logren mejores orgasmos, y que se guíe al otro/a a llevarlo/a, a un orgasmo genial.

Juego previo y desempeño sexual masculino: Los jugueteos nos llevaran a ponernos “más cachondos”, es decir, con más gusto de jugar el juego sexual, el desempeño, o la búsqueda o guía (de parte de la guía de la mujer) del hombre hará que ésta tenga mucho más placer. Alessandra Rampolla, escritora del libro “La Diosa Erótica”, menciona que el placer, no tiene porque decaer. Al contrario, debe mejorar, con el paso del tiempo. Y lo reafirmó diciendo: “Una pareja debe saber hacer los juegos sexuales, en los que ella (la pareja) debe dejarse de inhibirse y crear una atmósfera libre y sin prejuicios”. (Los que no puedan, pueden llamarme y agendar una cita al 899-165-0176 (personal o en video-llamada), o tomar otros guías, pero no dejar de hacer lo que corresponde).

En la situación de reír o llorar, existen nueve señales del climax que están a punto de llevarla a un orgasmo: 1) Contracciones vaginales; 2) Crispación muscular, que se ven hasta en el rostro (a veces hasta la espalda se arquea); 3) Emisiones de gritos o gemidos; 4) Aumento de la de frecuencia cardiaca; 5) Transpiración; 6) Lubricación en mayor medida; 7) Rubor, que comienza en pecho, cuello y rostro; 8) Erección de pezones (pero cuidado, no a todas las mujeres se les presenta eso); 9) Sudoración fina.

¡Pero cuidado! No llorar o no reír no quiere decir que fue mal sexo, porque cada mujer (en este caso) experimenta el placer de manera diferente, mientras unas lloran o ríen; otras gritan y gimen; unas más piden más y más; y hasta algunas exigen golpes o insultos como “dime zorra, puta, ama, sucia, dame una cachetada, o una nalgada, aráñame, etcétera; esto depende de cada pareja”.

Te diré otras emociones o descargas que hacen las personas:

1. Gritar: Se da porque el placer es muy fuerte (no tanto como el reír o llorar), además de ser agradable, entonces se grita porque es la única forma de sacar eso que siento; es porque le gusta lo que se le hace. Aunque a veces el grito es porque le lastima a la mujer (pene de más de veintiún centímetros mal usado), entonces se sugiere que se use lubricante, o se sepa usar el pene.

2. Espasmos: Se da en la zona pélvica y es como decir “penétrame o métela ya”, es algo interesante, abundante y lleno de placer, muchas de las mujeres lo gritan, lo gozan y lo anhelan.

3. Dilatación de pupilas: Cuando se tiene un orgasmo la pupila se dilata, pues se aumenta los niveles de sangre; el corazón palpita más rápido, el cuerpo se llena de dopamina, oxitocina y adrenalina, todas se unen a la testosterona haciendo que las pupilas se dilaten.

4. Gestos o caras: Toda mueca que se hace durante el acto sexual es una reacción de exceso de placer, desde muecas, morderse el labio, poner los ojos en blanco, fruncir el ceño, abrir la boca, apretar los ojos, es un idioma no verbal que nos dice “me la estoy pasando muy bien”; “que rico se siente”; “que rico se mueve”; “que rico me coge”, etcétera.

5. Rasguños, mordidas, nalgadas y cachetadas: Esto depende de la pareja, a veces el placer sube de tono y las “agresiones” excitan “locamente” al agredido, es un acto de sumisión, de control, pero al mismo tiempo de placer extremo.

6. Ojos en blanco: Una de las cosas que muchos me preguntan cómo psicoterapeuta de parejas es ¿por qué mi mujer u hombre pone los ojos en blanco? Esto tiene que ver con el nivel de placer que ambos sexos están viviendo, los ojos en blanco es un placer mega extremo, es un decir, que rico lo masturbas, que rico lo mamas, o que rico lo metes o te mueves, es una sensación de liberación extrema para cualquier sexo, en donde te dejas llevar por el sexo y aprecias lo que hacen en ti.

7. Cerrar los ojos: Muchas de las personas cierran los ojos al tener un orgasmo, se da, por todos los neurotransmisores que hacen que esta forma de gozar el sexo es increíble. Si cierran los ojos en el orgasmo es porque esa sensación es algo que debo almacenar en el inconsciente. También se cierran porque se libera la tensión muscular.

8. Llamar a mamá, papá o decir Dios mío, en pleno acto: Algunas personas (sobre todas mujeres) gritan, o hablan a mamá, papá o dios mío, es porque tienen una sensación genial, maravillosa y llena de luz, no se trata de un Edipo o una Eleckra, se trata de que sienten extremo placer y quieren llamar a aquellos que pueden ayudarla

Ahora, por qué ponerle tanto valor a tener sexo, porque luego uno escucha, el sexo no es importante, y lo siento, pero el sexo es mega importante, enseñar a la pareja a cómo hacerlo, hará que sea más fácil cómo lograr el orgasmo, y con ello, la convivencia y el diálogo, entre ellos, como pareja, dentro y fuera de la cama.

Es sabido por la Revista Británica Internacional de Urología que eyacular cuatro o más veces por semana es reducir en 30% la posibilidad de cáncer de próstata; además la Universidad del Oeste de Escocia nos dice que las endorfinas que se liberan en el acto sexual ayudan a reducir hormonas de estrés.

Ahora, para las mujeres el sexo oral no es tan importante como para con los hombres, es posible que tenga que ver con las ideas de sumisión que tienen ambos, o porque la idea de “sexo oral” es un tabú todavía en este siglo XXI.

La realidad es que el sexo oral es una fuente de placer más que todo el acto en sí, de ahí que es mega importante que las personas lo vean como algo completamente normal y se le pierda el miedo. ¿Por qué se da eso? Porque hay mucha ignorancia y prejuicio, porque se cree que eso es solamente de la mujer hacia el hombre (por sumisión), y no de ambos, porque no se sabe dar bien; porque muchas veces no se sabe qué es el clítoris; porque no sé manejar mi lengua; porque huele feo; etcétera. Pretextos hay muchos, pero realidades pocas.

LIzette Borreli establece una serie de puntos sobre la práctica del sexo oral y sus ventajas y prevenciones.[2]

1. Disminuye el riesgo de preeclampsia: En la Revista de inmunología reproductiva (Journal of Reproductive Immunology )[3] se revela que la exposición de la boca femenina al semen masculino provoca una disminución directa del riesgo de contraer preeclampsia, por qué, por todas las cosas que hace comerse (o tragarse) el semen en la mujer, otra vez, si no me creen googlénelo.

2. Mejora el ánimo: Los compuestos del semen mejoran el humor, aumentan el sentido de la empatía y protegen a una persona de la depresión. Un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York sobre 239 mujeres determinó que el cortisol, la entrona y la oxitocina del semen son los responsables del cambio de ánimo. La propia Oxitocina es liberadora de tirotropina, melatonina y serotonina, tres sustancias antidepresivas, por ende, comerse el semen, te hará feliz, o por lo menos, más alegres.

3. Ellos y ellas, por igual: Se cree que los hombres aman que les den sexo oral, pero no les gusta hacerlo, pero esto no es más que un mito, un estudio en la Revista de Medicina Sexual (Journal of sexual medicine) revela que el 69% (irónico, 69) de los varones entre 30 y 39 años encuestados realizaron, al menos una vez al año sexo oral a sus parejas femeninas, mientras que el 59% de las mujeres del mismo rango de edad reconocieron haber practicado al menos una felación en el mismo periodo. Es decir, el promedio de sexo oral es bajo, pero se realiza, esto se puede dar por muchas razones y una de ellas es la mala educación sexual que se tiene.

4. Cambió el rumbo sexual de la pareja: Si la relación sexual es lo mismo de lo mismo hará que baje su ritmo, libido y llegue a la monotonía, es tiempo de un cambio. La terapeuta sexual Lauanne Cole Weston dice que el sexo oral complementa los encuentros sexuales y hace que sean más divertidos y versátiles. “Es un mundo nuevo por descubrir. Darlo es tan importante como recibirlo, sin importar el sexo. Hay que animarse a dar ese paso y dejarse llevar por la situación”.[4]

En todo caso, yo he dicho a parejas que dicen que el sexo les aburre porque es la misma posición y las mismas formas, entonces recomiendo juegos, cambio de roles, disfraces, cambio de personajes, ver porno juntos; en realidad algunas personas necesitan tener esa adrenalina que tenían antes. Un día le dije a una pareja que tuvieran sexo en un lugar que les causara adrenalina, y lo hicieron en su carro, llegó la patrulla y se los llevó a la delegación por “daños a la moral”, ellos me hablaron como a eso de la una o dos de la mañana y me dice el marido: “Gracias Marco, es una experiencia muy chingona, coger y que te agarren y que no puedas dejar de reír del placer y de la pena, ya no supe si la multa fue tan poca porque les dio gusto vernos tan felices, o porque ellos tenían más pena que nosotros”… Yo sólo sonreí (en la llamada) y dije “lo sabía”.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, porque el sexo oral también puede generar trastornos en la salud.

5. Está asociado a un tipo de cáncer: Un estudio publicado en la revista de oncología clínica reveló que la incidencia de cánceres asociados al virus del papiloma humano (VPH) creció de un 16% a un 72% entre inicios de los 90’s y comienzos de los 2000’s en pacientes de mediana edad, y esto se dio por la práctica del cunnilingus, de no ser tratado a tiempo se puede desarrollar cáncer de cuello uterino, ano, boca y garganta.

Ahora, debemos parar, porque mucha gente no sabe que eyacular y tener un orgasmo no es lo mismo (en hombres).

Por años me he dedicado al asunto de las sexualidades, tengo una especialización en “Conflictología y sexualidad”, lo que se conoce como “Terapia de pareja”. Cierto día dije en una conferencia o mejor dicho en una charla de café con mucha gente que la eyaculación masculina no siempre es un orgasmo, y mucha gente se quedó con el ojo cuadrado, les explico:

La sexóloga Alessia Bari, nos dice que el orgasmo del hombre puede existir sin la eyaculación, y lo peor es que ella dice que son pocos los hombres e incluso las mujeres las que saben qué es un orgasmo de verdad.

El músculo pubocoxígeo, ayuda en ambos casos, sin embargo, no es lo mismo, porque en la eyaculación se relaja para expulsar el semen, en el orgasmo intervienen muchos otros músculos que buscan el placer; además, en el orgasmo no sólo intervienen factores físicos, sino mentales, tan fuertes que no es necesario soltar semen para dar el “subidón” de placer.

Francisco José Maldonado, sexólogo y director de la Clínica Salud y Láser, nos dice: “Hay individuos que pueden tener un orgasmo sin eyaculación y también eyaculación sin orgasmo, aunque esas situaciones no son habituales” cosa con la cual coincide Manuel Varela Salgado, uroandrólogo de la Asociación Española de Andrología (Asesa).[5]

Debemos entender ahora algunos términos en el área masculina:

1. Deseo Sexual: Eso depende del cerebro, de las experiencias previas, del estado de ánimo, de las hormonas, del trabajo que le ponemos en ese momento y por supuesto de la pareja, sin olvidar que depende del estado mental.

2. Erección: Es cuando el pene se pone rígido, ocurre en condiciones normales y cuando hay deseo sexual (estado de ánimo bien, o bueno).

3. Eyaculación: Depende mucho de la próstata, las vesículas seminales y el suelo pélvico.

4. Orgasmo: Es algo cerebral, físico, psicológico y espiritual. Ocurre cuando llegamos al máximo de excitación. Puede haber orgasmos sin erección, ni eyaculación.

Bueno, vamos a terminar hablando de los beneficios del sexo en la salud, para que los hagas en casa:

1. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico: El sistema inmune nos ayuda a tener mejores defensas. Le digo a mis pacientes/clientes o consultantes que tengan sexo, sólo por salud, pues el sexo genera anticuerpos, Una investigación de la Universidad de Wilkes en Pennsilvania (USA) demuestra que mantener relaciones sexuales una o dos veces por semana, eleva los niveles de ciertos anticuerpos en comparación con aquellos que no tienen sexo frecuente.

2. Disminuye la presión arterial: Mantener relaciones sexuales (no la masturbación) reducirá la presión arterial sistólica, que es el valor máximo de la tensión cuando el corazón se contrae. O sea, coger a gusto, me pone menos tenso.

3. Aumenta la libido: Tener sexo seguido aumenta la libido. En la mujer genera lubricación vaginal extra, aumento del flujo sanguíneo y mejorará su elasticidad.

4. El cáncer: Ya hemos dicho que tener sexo regularmente ayuda que haya menos cáncer de próstata; y aquí, sí cuenta la masturbación.

5. Estrés (o mejor dicho distrés): El sexo alivia el distrés, reduce la ansiedad, tanto abrazar, tocar y besar a la pareja nos hace sentir de lujo, porque cuando tenemos sexo aumenta el centro del placer y, por ende, la recompensa del cerebro, además que aumenta la autoestima y la felicidad.

6. Ejercicio: Aunque no es un mega ejercicio, se sabe que tener sexo quema cinco calorías por minuto, pues aceleramos músculos del cuerpo y, por ende, el ritmo cardiaco, que ayuda a estar más sanos, o sea, coge más, para que hagas ejercicio.

7. Dolor: Si algo duele, no hay mejor receta que el sexo.Tener un orgasmo ayuda a que el dolor se bloqueé, pues libera una hormona que ayuda al umbral del dolor, además que puede liberar el dolor de espalda media o alta, en las mujeres el dolor menstrual, la artritis y las migrañas.

8 Descanso: Cuando llega el orgasmo, entra la hormona llamada prolactina, que es la que responde a la somnolencia y la relajación, de ahí que después de tener sexo nos dé mucho sueño y podamos dormir rápidamente.

9. Ataques cardiacos: Ser sexualmente activos ayuda muchísimo al corazón, pues, no sólo aumentan el ritmo cardiaco, sino que ayudan a tener en equilibrio estrógenos y testosterona. Cuando hay desequilibrio entre estrógenos y testosterona, hay osteoporosis, y si uno investiga, encontrará que tener sexo por lo menos dos veces al mes disminuye la posibilidad en enfermedades del corazón.

10. Mejora el control de la vejiga femenina: Tener sexo, ayuda a practicar para los músculos de la zona pélvica, y, por ende, fortalece esa zona.

¡Puff! Hay tantas cosas por las que el sexo es muy conveniente y muy necesario que un sólo podcast no alcanza, lo que sí creo es que pueden practicarlo lo más seguido que quieran y disfrútenlo.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.


[1] Existe un grueso de porcentaje de mujeres que no se masturban porque “no les gusta”, y no les gusta porque creen que eso es malo, es pecado, está mal, ellas no deben hacerlo y muchas otros malos pensamiento; otras, no dicen que lo hacen por miedo a ser señaladas; y unas más, ni lo intentan, más por miedo e ignorancia que por otra cosa.

[2] https://vanguardia.com.mx/articulo/lo-que-es-cierto-del-sexo-oral-verificado-por-la-ciencia

[3] Véase https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10706945

[4] https://vanguardia.com.mx/articulo/lo-que-es-cierto-del-sexo-oral-verificado-por-la-ciencia

[5] https://www.larazon.es/historico/3709-eyacular-sin-orgasmo-ILLA_RAZON_351803/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *