Hipocresía

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Y el día de hoy hablaremos de un tema rico, muy vivido por el grueso de la población… La hipocresía.

La palabra viene del latín hypocrisis y del griego hipokrisis y quiere decir “actuar o fingir”; en el griego viene de dos palabras hypo “mascara” y crytes que es “respuesta”. En la antigua Grecia los hipócritas eran actores de teatro que usaban una máscara para poder desempeñar mejor su papel, después se usó para definir a las personas que vivían fingiendo ser alguien más.

Aunque, hipócrita, es un calificativo muy duro, es una realidad muy actual, lo pueden ver en las redes sociales, en donde muchos opresores hablan de libertad, muchos idiotas hablan de conocimiento y muchos jodidos hablan de salud, las redes sociales están atestadas de ellos, y digo, es una forma de sacar su frustrada y mediocre vida, pero ¿por qué no resolverla? Simple, el pago es alto y no me gustaría pagarlo.

La hipocresía se da no sólo en actitudes, sino en pensamiento, sentimiento, emociones y opinión, y hoy día los hipócritas le llaman “prudencia”, sin saber que la prudencia nada tiene que ver con la hipocresía.

La prudencia viene del latín prudentia y habla de sensatez, mesura, templanza, cautela o moderación, el prudente se desenvuelve de modo justo y adecuado, el prudente es una persona precavida que trata de no hacer daño a los demás, sin embargo, no es hipócrita, por ejemplo: Un día alguien me invitó a cazar, yo no estoy de acuerdo en la caza por deporte, creo que somos administradores del mundo y cazar por deporte nos hace destructores de este, así que le dije “gracias no me gusta” (prudencia); sin embargo, este cuate insistía e insistía y hasta me dijo que si era porque era incompetente en el arte de cazar, o cobarde para agarrar un arma, fue entonces que le dije, mira, te voy a decir por qué no me gusta la caza, para empezar, creo que ambos debemos cuidar la vida de cualquier ser vivo, tenemos la responsabilidad, ya no digo pastoral, sino humana de hacerlo, se me hace insensato y deshumano ir a cazar venados simplemente por deporte, por gusto, por la foto, porque: 1) El venado no tiene con qué defenderse, cobardemente lo matamos; 2) Sólo lo haces porque te hace sentir bien; 3) Cómo puedes hablar de cuidar la vida en el púlpito si tú vas a cazar por el gusto de hacerlo, o sea no es por necesidad y hambre, es por la foto.

Para ese entonces el pastor estaba callado, con cara de molestia, pero callado, y terminando me dijo “no eres nada prudente”, yo sólo solté la carcajada, le di la espalda y me retiré; tiempo después supe que andaba por los pasillos llorando porque yo le había dicho cosas bárbaras, eso es hipocresía.

Hoy día la gente vive así, y se les hace normal, van por la vida con sus máscaras, es más me ha tocado escuchar, sobre todo de los pastores “debo cuidar una imagen”, y uno, así como “¡es neta!”, lo hubieses pensado antes de abrir la boca, o de comportante de X o Y manera, el prudente es precavido, no abre la boca no más porque tiene.

Yo he quedado muy decepcionado de muchas personas que creía libres y sanas, por el bonito discurso que tienen, pero a la hora de la verdad son más esclavizadoras y enfermas de aquellos que critican.

Me preguntan ¿qué haces con ellos? (con los hipócritas), pues me retiro, son personas deshonestas, que esconden sus sentimientos y pensamientos para después sacar sus malas intenciones, oportunistas, méndigos, ruines, no son de fiar y no aportan nada, bueno sí, no ser como ellos.

Paso hace poco, una buena amiga me decía de un tipo que le decía cosas, y la animaba, y le decía que ella podía, que era grandiosa, que era magnifica, etcétera, me enseñaba sus mensajes y tenían cierto sesgo de un “cazador”; lo fui hace mucho y conozco ese tipo de artimañas, en lugar de ser honesto, este tipo la estaba enamorando sólo para tener sexo con ella y después botarla o hacerla sentir mal porque ella fue la que hizo que él tuviera sexo con ella, y este tipo era claro que quería eso, le comenté directamente a ella (así soy y por eso a veces caigo mal, hasta que se dan cuenta que no era mi intensión lastimar sino proteger); claro que ella se ofendió y me dijo que no, que estaba exagerando, que no creía que fueran sus intenciones, etcétera, después de dos semanas, ella se atrevió a preguntarle a él directamente, él al principio lo negó, después lo siguió negando, hasta que terminó aceptando que sí, efectivamente quería tener sexo con ella, mi amiga se decepcionó y dejó de hablarle, al final me dijo “te odio”, otra vez tenías razón y yo sólo sonreí, sabía que ese “te odio”, era una forma de decir “gracias, te amo”.

Saben porque soy feliz, porque no me quedo con nada que no me pertenece, a veces me preguntan por X o Y persona y puedo decir las cosas buenas que tienen desde mi óptica, pero si me preguntan ¿es de fiar? Y yo sé que no, también digo NO, y eso para muchos no es prudente, porque no me quedo con ello, pero qué quieren que haga me encanta ser feliz y la felicidad te obliga a ser honesto, a no fiarte de los con máscaras, porque son muy dados a los “buenos modales” y al “sentido común”, pero son expertos en malas intenciones, y tomar lo que no es suyo.

Muchos hablan de “no hablar mal de la gente”, pero creo que no entienden el concepto de no hablar mal de alguien. Hablar mal de alguien es inventarle cosas a ese alguien que no hace, es decir, X es un mentiroso y tú sabes que eso no es cierto, sólo quieres desacreditarlo, pero si es mentiroso y dices es que no es de fiar, es mentiroso, no estás hablando mal de él, estás diciendo la verdad. Hace poco le dije a una persona que dejara de decir mentiras sobre mí o yo diría la verdad sobre él, y es que él decía mentiras sobre mi persona simplemente porque alguien descubrió lo mentiroso y falso de su discurso, en donde él se levanta como el buen siervo y el antimachos y resultó que era un macho y de servir nada, todo era para obtener algo a cambio, cuando comenzó a hablar de mí, fue que le dije que si seguía mintiendo sobre mí yo diría la verdad de él y hasta la fecha no se mete conmigo.

Los hipócritas son oportunistas, te sonríen, te van envolviendo como Boa constrictor, porque les encanta quedar bien con algunos para poder sacar algo de provecho, al no ser honestos entonces tienes desventaja, sin embargo, puedes darte la vuelta y ellos perderán siempre más que uno.

Y cuando me refiero a darles la vuelta no es vengarte, eso es estúpido y desgastante, no valen ellos la pena que gastas energías en sus tristes vidas; darles la vuelta es ponerles un alto, desnudarlos, dejarles en claro que a ellos les puede ir peor por usar máscaras y mentir, sobre advertencia no hay engaño, si ellos quieren abusar de ti, tú los expondrás con los pelos de la burra en la mano.

Lo que más miedo les da a los hipócritas es ser descubiertos por los demás, que se enteren que tipo de personajes son y cómo se mueven, exponerlos les causa un terror increíble.

Además, estos personajes no pueden ser felices, porque tienen que caer bien a los demás, tienen que decirles que sí y todo por algo que necesitan, y se van quedando solos, literalmente solos, porque no se tienen ni a ellos mismos, son personas que presumen mucha libertad siendo esclavos de ellos mismos y mucha honestidad siendo deshonestos con ellos mismos.

La felicidad es algo de la piel hacia adentro, que no cualquier persona se arriesga a tener, porque el pago es alto, muy alto, cuando se es feliz se debe uno de deshacer de personas que lamentablemente son estorbos en la vida, y se oye feo posiblemente eso de “estorbos”, pero es que en realidad estos oportunistas buscarán hacerte la vida de cuadros, la vida complicada.

Una de las cosas que puedes ver en el hipócrita es que habla o de prudencia o de respeto, aunque en realidad no sepa que es eso, o lo use para sus fines, porque sabe que es hipócrita y que la gente tiende a confundir el respeto y la prudencia con la hipocresía.

Es muy simple, puedes ser prudente cuando alguien te diga alguna cosa, pero no está pidiendo tu opinión, sólo te está contando lo que hará o hace, no des tu opinión esa es prudencia, cuando alguien te dice lo que piensa de X o Y cosa, y te pregunte qué piensas tú, y tú no estás a favor de lo que dice, puedes decir “con respeto, yo no estoy de acuerdo contigo por X o Y razón, eso no quiere decir que te impongo mi creencia o que yo estoy bien y tu mal o viceversa, sólo quiere decir que no estoy de acuerdo”, el hipócrita le dirá que es soberbio (de gigante, enorme y de aplauso) lo que piensa, que es un chingón, y que es increíble, aunque al salir diga “si será pendejo; puras estupideces dice, y muchas más”.

Si te encuentras en el grupo de los hipócritas, y crees que NECESITAS (así gritado) a los demás para ser feliz o para alcanzar tus sueños, es decir, si los quieres usar como objetos o piezas de ajedrez, entonces si estás muy jodido mi amado amigo amiga, sí necesitas mucha ayuda, porque no necesitas usar a nadie para llegar a tu éxito y no necesitas la aceptación de nadie, ni de tus padres, para ser feliz, lo único que necesitas es aceptarte y amarte tal y como eres y entonces entenderás que lo y los demás sólo son parte del camino, y, o camino con ellos, o los piso o me dejo pisar.

El hipócrita caminara con uno para poder pisarlo en algún momento y sentirse poderoso, pero es tonto, porque está perdido en sí mismo, no ve más allá de su nariz y, por ende, no crece jamás.

Si es verdad, al principio caerá bien, pero con el tiempo saldrá a la luz las cosas y es donde él perdería, porque la gente sabrá que no era más que una vil máscara, una fachada y un perdedor.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, muy nuestro, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en www.primeravueltanoticias.com, en la sección de opinión.

Y recuerda… mi voz irá contigo. Un abrazo cósmico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *