Biodescodificación segunda parte

Hola que tal amados amigos y amigas, los saluda su amigo Marco Antonio Meza Flores, aquí en ¿Qué es ser feliz? Y el día de hoy hablaremos de algo que es interesante y que muchos no conocen, sin embargo, lo viven… hoy daremos la segunda parte del Bonus Play y seguiremos hablando de “La biodescodificación”.

Quiero recordarles que el 98% de nuestras enfermedades provienen de nuestra mente.[1]

Ya había mencionado las cosas interesantes del por qué la salud mental, y comencé a hablar a grandes rasgos de algunas de las partes del cuerpo y por qué se enfermaban, les dejaré otras más para que entendamos cómo está la situación, pero antes creo que es bueno mencionar el asunto de las emociones.

Desde el punto de vista de la medicina tradicional oriental las emociones que no están bien entendidas, y por ende se bloquean, afectan a alguna parte del cuerpo y lo enferman y todas pueden dañar la espalda.

Según el biólogo Chileno Humberto Maturana, en la medida que uno toma conciencia de la emoción, ésta se transforma en sentimiento. Mientras la emoción no sea reconocida, es exclusivamente una manifestación que el individuo vive en sí mismo, aunque los demás la perciban, quien la experimenta no la reconoce, (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 30).[2]

Una de las cosas que más hacemos es negarnos la emoción de sentir una emoción, por qué, porque la vemos mala, como pérdida de tiempo, como falta de carácter, entonces anestesiamos las emociones porque creemos que es estúpido tenerlas y sobretodo manifestarlas, por ejemplo, cuando estamos enojados o llenos de ira nos dicen “cálmate, no te enojes”, pero ¿por qué no puedo enojarme? Es mi emoción, es mía, propia, de mis ser, por qué negármela, por qué la sociedad la ve mal, pues que se vaya a la mierda la sociedad y ya, aquí la idea es aprender a sacarla de manera que no haga daño a otros y a mí.

Según Marcelo Antoni y Jorge Zentner las cuatro emociones primarias están en un movimiento en espiral, en la alegría, la vivencia es de un movimiento en expansión, hacia arriba; en la rabia, hacia afuera, para sacar o alejar lo que molesta; en la tristeza, hacia abajo, un repliegue, un recogimiento por la pérdida; En el miedo a dañar o ser dañado, es hacia abajo, como hundiéndose (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 113).

La alegría es expansiva como energía y hasta puede ser agresiva, se manifiesta con calor. En el sexo –zona pélvica- la llamamos erotismo; en el chakra corazón –pecho- ternura; a nivel mental –cabeza- se conoce como curiosidad, para que la alegría haga esto “erotismo, ternura curiosidad se necesita al otro y compartir. La polaridad de la alegría es la tristeza, y el punto medio o punto de equilibrio es la serenidad, cuando se destrampa se llama euforia y cuando va en declive se le conoce como aislamiento. El calor de la alegría se traduce en erotismo, en ternura o en curiosidad, se habla de un calor que busca ser compartido. En el erotismo hay un impulso hacia la intimidad genital, hacia el placer de compartir esa intimidad; en la ternura se habla del placer de compartir el hecho de estar con el otro; en la curiosidad encontramos el placer de descubrir lo que cuenta un libro, lo que una persona dijo, lo que cierta investigación revela, lo que un lugar nos ofrece, es compartir con el otro/a, alegres sentimos curiosidad, tocamos, miramos y olemos (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, pp. 166-170).

El miedo es una emoción de recogimiento, de contracción y de repliegue (también la tristeza lo es, aunque de diferente manera), el miedo produce repliegue ante un aviso de peligro, ante una amenaza, hay dos variantes del miedo 1. Dañar a otro por un impulso propio muy fuerte; 2. Recibir un daño desde afuera. (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, pp. 175).

Hay que dejar claro que el miedo no es una emoción negativa, es una emoción y punto, no hay buenas ni malas, sólo es cómo las canalizas. El miedo simplemente existe, y su función es permitirnos tomar conciencia, en determinado momento, de que podemos hacer algo capaz de producir daño y que también podemos recibir daño. Ahora, si lo viéramos en los tres planos temporales: Pasado, presente y futuro, el miedo se sitúa en el futuro, pues se teme a lo que está por venir. Está relacionado con la idea “Cómo gestiono lo que pienso que puede suceder y depende de la actitud que yo vaya o adoptar” (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, pp. 177-181).

Hay también cosas interesantes que debemos saber sobre el miedo, por ejemplo, una característica física que se presenta con el miedo es que este achica, contrae a la persona, es verdad, cuando alguien tiene miedo se achica; otra también sería la sensación de frío, que se puede manifestar en extremidades y ano; otra somatización es la angustia, que es la que va después de la ansiedad; cuando hay angustia sentimos en una opresión en la boca del estómago o en la garganta que nos asfixia o provoca taquicardia.

Una de las cosas que también hace el miedo es el (y valga la redundancia) miedo al error, o el miedo a equivocarse, paraliza, mengua y daña al ser humano no intentarlo por miedo a que no salgan bien las cosas, por miedo a equivocarnos dejamos pasar muchas veces un sinfín de oportunidades.

Rabia y molestia Son fuerzas expansivas que tienden a apartar, a sacarse de encima algo o a alguien es todo lo contrario al amor que también es una fuerza expansiva, pero esta acerca, cobija, se da. En el plano psíquico, tanto rabia y molestia poseen una función equivalente al dolor a nivel de órganos físicos; mientras que el dolor indica que el órgano en cuestión está afectado por algo, la molestia señala la existencia de una frustración conectada a una herida que se debe atender. La molestia como la rabia suelen manifestarse como una explosión, alarido, grito, un ¡no! Contundente. También puede presentarse como implosión, que se traduce como autoflagelación. Expresarla no basta, reconocerla es lo que importa, es decir, qué herida hay detrás de la misma, permanecer desconectado de aquello que nos daña sólo nos debilita. (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 210).

En la rabia se maneja la energía del subimpulso agresivo, que intenta apartar, separar (no destruir), aquello que me hace daño. Hay que diferenciar entre rabia y odio, una emoción que impulsa a destruir el objeto que me causa satisfacción (fundamento de los crímenes pasionales) es el odio, pues busco destruir lo que me obstaculiza, destruyendo la fuente necesidad, mato al objeto que quiero, porque al estar vivo me pone en una situación de conflicto interno insoportable. La cólera es un estado en donde ya no hay objeto, es un estado de total insatisfacción en el que ya nada sirve. (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, pp. 210-211).

Tristeza Es una emoción reflexiva, siempre relacionada de alguna manera con el pasado, en ella hay un doble aprendizaje: Acompañar al otro y dejarse acompañar por el otro. Como la alegría, ésta, también comparte calor, porque acompaña y se deja acompañar, la compañía es lo que hará que la emoción pueda transitar. Desde lo corporal la tristeza nos produce una suerte de “acolchamiento”, una sensación con matices difíciles de diferenciar; no es del todo agradable, ni por completo desagradable, un poco frío, un poco calor. Cuando estamos tristes “no sabemos qué necesitamos” y precisamente por eso ponemos atención, para reconocer cómo me siento y también me permite tomar conciencia de cómo va cambiando el sentimiento (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 220).

Una de las funciones que cumple la tristeza es su expresión no neurótica, en hacernos aflojar o soltar, relajarnos, abrir las manos, soltar la tensión, llegar a desprendernos de algo que tuvimos, pero ya no tenemos. Pero si seguimos ese camino podemos acceder al reconocimiento y aceptación de lo que sí tenemos. Desprendernos de lo que tuvimos suele ser percibido como pérdida, reconocer la pérdida posibilita muchas veces ver lo que sí tenemos ahora, lo que hay en el presente, cuando no reconocemos lo perdido, no soltamos, apretamos los puños, caemos fácilmente en la rabia. (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 221).

Otra función es dejarnos acompañar por el otro en esa sensación de fragilidad que nos provoca, nos evita aislarnos, es precisamente la presencia del otro la que hará que podamos transitar por la tristeza y no quedarnos fijos en ella (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 221).

La tristeza mal gestionada, se vuelve autoreproche y resentimiento, nos llevará a la melancolía, son tristezas no resueltas, por las que no transitamos y nos aferramos al muerto, a quien nos ha perjudicado, a la cosa sucedida o a lo que nosotros mismos ocasionamos a otro, se puede observar etapas de duelo, negación, dolor, en la melancolía está el pasado, aquello que tuve y perdí. En la melancolía no nos permitimos vivir la imperfección, ni vivirla con otro, uno cree que perdió el único tren que existía y que era perfecto. Entonces llega el autoreproche “si lo hubiera hecho de esta manera”, o el resentimiento “si aquel no me hubiera hecho aquello”, nos aferramos al pasado tanto que no vemos lo que tenemos en el presente (Antoni, Marcelo y Zentner Jorge, 2014, p. 224).

Después de haber visto algunas cosas importantes sobre las emociones, sigamos pues con algunas partes del cuerpo:

Las Glándulas Suprarrenales

Son pequeñas glándulas ubicadas en la parte superior de cada riñón. Producen hormonas imprescindibles para vivir, incluyendo las sexuales y cortisol, que ayuda a responder ante el distrés.

Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿peleo o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.

Cuando no están dispuestos a soportar amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona reacciona como si el mundo fuera responsable por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

Al ser parte de los riñones nos enseñan también a pelear con nuestro par en trabajo o en casa, y por ende no trabajar en equipo, por lo cual me daño alguno de los riñones o ambos.

La Glándula Pituitaria

Es del tamaño de un chícharo o guisante que se encuentra en la base del cerebro, es la “glándula de control maestro”, produce hormonas para el crecimiento y para las funciones de las otras glándulas del cuerpo.

Almacena pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juzgamientos de las glándulas inferiores son transmutados.

Soportando amorosamente el dolor, justamente esto permite que nosotros experimentemos la dualidad y reconciliar, y esto justo libera toda la parte del juzgamiento y ayuda a la glándula pituitaria.

La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel. Para dañarla hay que sentirse vacíos, reprimidos, descorazonados, viscerales, indiferentes, confundidos.

La Glándula Pineal

Es una de las glándulas endocrinas más pequeñas que existen en el cerebro, sin embargo, también es muy importante, también es conocida como cuerpo pineal, conarium, epífisis cerebral o tercer ojo. Está cerca de la pituitaria, tiene forma de árbol, de color gris rojizo, secreta melatonina, regula funciones endocrinas y ayuda a convertir señales del sistema nervioso en señales del sistema endocrino, junto con el hipotálamo, controla el deseo sexual, el hambre, la sed, el reloj biológico que determina el proceso natural del envejecimiento del cuerpo.

Necesita luz natural, de día, necesita entusiasmo y si no hay suficiente entusiasmo en su vida, la glándula pineal no funciona adecuadamente, así que tienen que salir a la naturaleza, porque la naturaleza a fin de hallar algo de luz natural, y eso realmente va a ayudar.

La Espalda

La espalda representa la manera de ser, la manera de vivir y la manera de sentir de la persona, en la columna se representa su vida, no sólo en lo físico, sino en el emocional. Es lo que uno deja detrás suyo, lo que se quiere olvidar, lo que está en el fondo de nuestra mente, lo que quiere esconderse y piensa que podrá esconder a los demás.

La espalda la dividimos en tres partes:

  1. Espalda alta: Comienza a la altura del cuello, las vertebral cervicales y vértebras torácicas (sin olvidar que la espalda media comparte con la espalda alta las vértebras torácicas): Carga demasiadas cosas y provoca distrés en su cuerpo, el cual arroja y hace que le salgan nudos o bolas a la espalda que deben ser quitadas. Falta de comunicación consigo mismo, nuestro discurso interno incongruente, pues llevamos máscaras por miedo a los demás.

Por el cuello circulan ideas, la forma de analizar las cosas que suceden en nuestra vida, también la soberbia y la humildad. Están implicados chakra garganta por no decir lo que siento, o por decir lo que siento para humillar al otro y saberlo con alevosía, y el chakra corazón porque cubro el dolor que tengo, o bien porque no me siento amado por alguno de mis padres.

  • Espalda Media: Nos puede doler por meternos en lo que no nos importa, por estar aferrado, resentido, atorado por cosas del pasado; además no queremos tomar la vida como una aventura, muy al contrario, llena de miedos. Hay inestabilidad emocional; puede que haya dificultad para perdonar a otro que te hizo o crees que te hizo daño en el pasado, y al no poder controlar eso, te dañas la espalda media.
  • Espalda Baja: Puede doler por dos cosas simples, falta de dinero, o muy buen sexo de uno hasta tres días antes, pero los dolores son completamente diferentes, el primero es agudo y muy doloroso, el segundo es suave y te recordará escenas de la pasión tenida. Ambos implican el chakra raíz, pero uno hace que gire bien (el buen sexo) y el otro hará que gire mal (el miedo a la economía)

Ahora veamos qué pasa cuando una emoción es reprimida y cómo daña la espalda:

La ira su elemento es la madera, y su órgano es el hígado, que nos ayuda a almacenar y movilizar la sangre, Cuando se altera suele aparecer dolor en el trapecio superior. Son las cervicales cargadas. Las actividades con movimiento suave ayudan. Recuerden lo del podcast uno, si la vida de la persona se desmorona, y no puede reconstruirse, entonces se sobre carga, se sobre exige y esto le da problemas consigo mismo.

El miedo su elemento es el agua y está vinculada a los riñones. Es una emoción paralizante que bloquea la zona lumbar y puede contracturar un músculo, el cuadrado lumbar, que limita el movimiento y a menudo provoca un dolor fijo y agudo. En casos así, el calor de una bolsa de agua caliente es un buen aliado.

La tristeza afecta a los pulmones, cuyo elemento es el Metal. El dolor se siente en la zona más alta de la espalda, hasta la clavícula. Hay que diluir la pena. Llorar es el remedio más simple. Permite abrir el pecho, llenándolo de vida.

La preocupación daña el cuerpo y desgasta el sistema digestivo. Aquí manda el bazo. En la espalda se manifiesta de noche y en la zona dorsal baja de la columna. Elimina la comida fría y cruda, añade calor al cuerpo y evita lácteos

Contiene la columna vertebral, que es el más importante de los elementos del cuerpo, además que es la base en donde el cuerpo se asienta. La postura de los hombros y la espalda no podrá enseñar cómo es la persona.

La Columna Vertebral

Debemos saber que se divide en cinco zonas y toda ella representa la voluntad, la fuerza de voluntad, es como cuando uno no mantiene su propia visión, al enfrentarse con la presión que viene de afuera, uno puede llegar a tener Escoliosis, la distorsión de la columna, la que se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega, se sienten aplastados ante una autoridad, o hay falta de valor o de autoestima.

En caso de que haya Lordosis hay un hueco en la región lumbar de la columna vertebral se le conoce también como “lomo hundido”. El chakra raíz y el sacro son los implicados aquí pues causa dolor en esas alturas, y nos dice que hay tensión en las cosas de seguridad, la comida o el sexo, si no se puede mover, es porque la persona se ha quedado inmóvil por la tensión en esas áreas, es decir, no ha hecho nada por resolver su problemática y posiblemente sólo se queja

Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina (de ahí el vínculo entre el chakra raíz y el coronilla o espiritual), y algunas personas lo llaman co-creación, pero realmente se trata de la columna vertebral que se abre a la Kundalini, lo cual es simplemente la parte femenina que se halla en la columna y a medida que nosotros nos damos cuenta de ello, ella también se va dando cuenta.

Cervicales

Al igual que las cefaleas o dolor de cabeza, el dolor de la zona cervical es de los malestares comunes, se dan en el cuello, puede ser muscular, nervioso, de las vértebras o de los discos intervertebrales implicados. Cuando son afectadas provocarán rigidez, entumecimiento y hormigueo, además de debilidad en brazos y manos.

No quiero explicar lo que dicen los alópatas, pero sí quiero dejar claro que muchos de sus “diagnósticos” a veces son pobres en cuando por qué inició el problema, lo más simple para ellos es operar y listo, sin embargo, jamás nos dicen por que unas personas sí y otras no padecen del mismo dolor cuando paran los mismos tiempos en la misma postura frente a una computadora.

Debemos entender que el cuello es el puente o el punto de unión, entre la vía de comunicación y la cabeza, es decir, entre el cuerpo y la cabeza, Además el cuello simboliza la flexibilidad que tenemos ante la vida, en cuanto a nuestra manera de pensar y de aceptar las demás opiniones; los problemas que tenemos en las cervicales nos muestran cómo nos cerramos a las demás opiniones o puntos de vista, ya sea por tener miedo o por perder el control de las situaciones.

También nos muestra los conflictos de sentir falta de apoyo emocional o de no ser amado. Nos ayuda a entender nuestro soporte de vida, por eso cuando no nos sentimos protegidos, o amados, ya sea afectivamente o físicamente, esa parte se daña, además, si no expresamos ese dolor o incapacidad para expresar lo que sentimos entonces las dañamos.

Tanto C1, C2, C3 nos enseñan que somos desvalorizados intelectualmente.

C1 Conocido como atlas: Está relacionado con la lengua y el cerebro. Sirve como soporte de la cabeza y es la que la mantiene en equilibro. Cuando hay estrechez o rigidez mental, ésta vertebra pierde sus funciones. El miedo, la negatividad o la desesperación la paraliza, y hace que haya dolor de cabeza y afecta el sistema nervioso.

C2 Conocido como Axis: Se conecta con los sentidos aristotélicos (ojos, nariz, orejas, boca-lengua). Tienden a aferrarse a las creencias antiguas, y a preocuparse de manera excesiva por el futuro, si se afecta se perderá lubricación y entonces surge irritación, calentamiento y dolor.

C3 Se relaciona con la laringe: se relaciona con mejillas, cara y oído exterior. Al tener problemas con C3 nos volvemos irritables contra una persona o una situación. Se vincula con problemas de desvalorización, contacto y estética, ya sea acné, granos y espinillas, pueden dar problemas en orejas y dientes.

C4, C5, C6 están relacionados con la tiroides: Por ende, afectan el lenguaje y la voz, es decir, lo que expreso y lo que recibo de lo expresado. A veces no se permiten expresar lo que sienten, sus opiniones, o porque los mensajes que escucho me causan ira o indignación y no lo digo. Se incrementa la agresividad, por lo que cerramos la comunicación, pues nos cuesta digerir lo que estamos escuchando, o aquello que quisiéremos expresar, pero no lo hacemos. Cuando pasa esto, afectamos todo aquello que tenga que ver con el sistema de comunicación, como es boca, lengua y cuerdas vocales y afecta a la boca y los hombros.

C4 Se vincula a nariz y boca: Refiere a lo que decimos, es decir, la comunicación verbal, a cómo definimos (ponemos fin) a lo que pensamos, y hacemos, se ve mucho en la comunicación en el trabajo.

C5. Faringe y cuerdas vocales: Son conflictos que se viven como si éstos fueran injustos.

C6. Refiere a las amígdalas y al cuello de manera genérica: Expresa conflictos vividos como si estos fueran injustos y además desvalorización.

C7 Se vincula con la tiroides, las manos, codos, brazos y hombros: Cuando está afectada, es porque nos hemos metido en conflictos de sumisión o de injusticia, es decir, nos doblegamos contra nuestra voluntad, entra la consciencia moral, así como lo que creemos; además nos sentimos presos de emociones intensas en la vida, o tenemos miedo de sentirnos rechazados.

Región torácica o dorsal

La idea de la zona dorsal es proteger las vísceras, está constituida por doce vértebras, y es la zona de la afectividad y del apoyo.

Dolor a la altura del trapecio: Se da por las necesidades de comunicar o el rechazo a los demás, esto es porque no soportamos sus reacciones. Es cuando no siento ayuda y siento distrés por eso.

Dolor entre los dos omoplatos: Esto se da porque me sobrecargo de trabajo que nos hacemos por sentirnos amados. Además, no queremos reconocer que tenemos más que los demás. Puede ser que no gozamos la vida y no buscamos un espacio para relajarnos o divertirnos.

Dolor en toda la región dorsal: Tenemos espalda curva, y es porque nos desvalorizamos y no tenemos fuerza para afrontar lo que vivimos.

Dolor en la quita vértebra dorsal: Por lo regular es porque sentimos impotencia frente al sufrimiento o frente a la llamada de auxilio de alguien que queremos; sin embargo, también es porque nos sentimos culpables que hicimos sentir sufrimiento a un ser querido. También se relaciona a un sentimiento de desvalorización porque hay un cambio corporal, como la extirpación de un pecho en la mujer.

Dolor en la séptima vértebra dorsal o centro cardiaco: Por lo regular son gente que expresa aburrimiento, soledad o dificultad sus sentimientos; además no se siente reconocido, ni apoyados afectivamente, además qué, tiene miedo de ser abandonado.

Los Órganos Sexuales

Son reproducción, esto por supuesto es su habilidad de expresarse sexualmente. Puede haber una inhabilidad de recibir la parte femenina si los padres desearon un chico del sexo opuesto, puede ser que uno se enfrenta a la propia moralidad y está realizando un auto-castigo.

La Vejiga:

Libera agua, es la expresión de manifestar exteriormente su emoción. Si la vejiga es débil, la persona siente dificultades en expresar sus sentimientos.

El Intestino Delgado:

Es la etapa final de la digestión, es el comienzo de la absorción, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida.

De modo que puede que realmente no funcionemos cuando una persona sufrió una gran vergüenza. Esa vergüenza sufrida en la primera infancia. Son muy conscientes, muy cercanas las personas, piensan que no se están acordando o pensando en ello, pero se acuerdan del colegio, la primera vez que menstruaron, los niños con quienes jugaron, algún pariente que les hizo sentir vergüenza.

El Intestino Grueso:

Tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales.

El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida. ¿Qué es lo que se pierde si se deja ir? Tienen que fijarse de vuelta en el momento de la concepción, qué es lo que formó la actitud de la personalidad de esa persona.

Podría hablar de muchas enfermedades desde una simple gripe hasta todos los cánceres, pero no terminaría, así que hasta aquí le dejamos, hay un sinfín de libros sobre esto, y pronto a salir mi libro con aportes nuevos sobre el asunto del estancamiento del ser y el PVT, cosas nuevas en la ciencia que me ha tocado investigar.

Por lo demás amigos míos les dejo un abrazo enorme, sanador, búsquenme en las redes sociales, soy Marco Antonio Meza Flores en todas, en Facebook, mi foto de perfil es Buda, Jesús y Krisna en un puente, y la foto de atrás tienen un letrero de advertencia divertido, en Instagram y en Twitter es una foto de mí con una camisa de Canah, de color azul o en www.marcoamezaflores.com, ahí está el blog “pregúntale a Marco”, en mi correo electrónico reverendo_czy@hotmail.com, y si son muy buenos para leer, tengo mi columna “camina conmigo” en https://primeravueltanoticias.com/, en la sección de opinión.

Y recuerda, mi voz ira contigo, un abrazo cósmico.


[1] www.stress.org/americas.htm; www.naturalwellnesscare.com/stress.statistics.html; Harvard Medical School’s Mind-Body Institute,

[2] https://es.scribd.com/read/351478793/Las-cuatro-emociones-basicas#

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *